Wall Street menosprecia a mujeres
Enviar
Wall Street menosprecia a mujeres

Nancy Davis, una estrella en ascenso en Goldman Sachs Group Inc., dejó la empresa en enero de 2008 después de ocho años de apostar el dinero de Goldman en derivados para ser administradora de cartera en Highbridge Capital Management LLC. Perdió su empleo 10 meses después cuando el fondo de cobertura realizó recortes debido a la recesión.
Para las mujeres del sector de servicios financieros como Davis, que sigue sin trabajo, los últimos años no han sido fáciles. Hasta cinco veces más mujeres que hombres perdieron su empleo en los tres años posteriores a julio de 2007, y la paga de las gerentes de tiempo completo en comparación con sus homólogos masculinos se empeoró entre 2000 y 2007, según datos del Gobierno de Estados Unidos.

Las gerentes del sector financiero, un grupo que incluye tanto a empleadas bancarias como a ejecutivas, ganaron 63,9 centavos por cada dólar del ingreso que los hombres obtuvieron en 2000, de acuerdo con los salarios medianos, según estadísticas de la Government Accountability Office (GAO) analizadas por Bloomberg. En 2007, el último año para el que hay datos disponibles, la cifra era de 58,8 centavos. La brecha de 41 centavos fue la mayor entre los 13 sectores encuestados por la GAO, y la disparidad sólo creció en otros dos.
“Cuando hay un sector dominado por los hombres como el financiero, y la retribución se dispara, no es de sorprender que aumente la disparidad de género entre hombres y mujeres”, dijo Joan C. Williams, profesora del Hastings College of Law de la Universidad de California en San Francisco, que ha escrito sobre las diferencias de género en el trabajo. “El cielo es el límite para los hombres que hacen un jonrón, pero las mujeres no pueden llegar ni a la primera base”.
Han pasado más de 10 años desde que un caso presentado por empleadas de la correduría de Smith Barney contribuyó a desmantelar las reglas obligatorias de arbitraje de Wall Street, desde que Merrill Lynch & Co. encaró demandas por discriminación de género presentadas por 900 mujeres y desde que Allison Schieffelin, una ex vendedora de bonos, presentó una demanda por discriminación de género contra Morgan Stanley, caso que fue resuelto con un pago de $54 millones. Sin embargo, para las mujeres en el sector bancario no ha habido mucha mejoría.
El mes pasado, Goldman Sachs, con sede en Nueva York, fue demandada por tres ex empleadas que dijeron que sufrieron discriminación en la paga y menos oportunidades de ser ascendidas que los hombres de la empresa. Una de las mujeres dijo que un colega la había puesto contra la pared y tocado después de una salida en 1997 que incluyó una visita a un bar topless en Manhattan.
Ed Canaday, portavoz de Goldman Sachs en Nueva York, dijo que la demanda “no tenía méritos” y que la compañía “realiza extraordinarios esfuerzos para reclutar, desarrollar y recapacitar a profesionales destacadas”.
Es más difícil para las mujeres en Wall Street, en donde los centros de negociación pueden crear un ambiente hostil, dijo Nina Godiwalla, ex banquera en inversión para Morgan Stanley y autora de “Suits: A Woman on Wall Street”, que será publicado por Atlas & Co. en febrero. Nancy Davis
“Basándome en las mujeres con las que he hablado, la cultura no ha cambiado”, dijo Godiwalla. “Aunque no te pase a ti, lo verás a tu alrededor todo el tiempo, y eso es un recordatorio de que no formas parte del equipo”, agregó.
Pese a ello, las mujeres han ganado cierto terreno en los últimos 10 años. Ejecutivas como Mary Erdoes, máxima responsable ejecutiva de gestión de activos para JPMorgan Chase & Co., Lisa Carnoy, codirectora de mercados mundiales de capital para Bank of America Corp. e Isabelle Ealet, directora mundial de materias primas para Goldman Sachs, han ocupado cargos importantes en los mayores bancos de Estados Unidos.

Nueva York

Ver comentarios