Alvaro Madrigal

Alvaro Madrigal

Enviar
Jueves 21 Enero, 2010


De cal y de arena
¡Usted se calla!

Más culto, más leído, de mejores modales, es —sin embargo— intolerante y megalómano como Hugo Chávez Frías. Como es más frío, también gusta de la dualidad. Le resulta fácil disimular sus sentimientos, en contraste con el extrovertido y explosivo gobernante venezolano. Pero como suele suceder, a él también se le puede caer el zapote. Que fue exactamente lo que le ocurrió cuando no pudo ocultar ni disimular la ira que le produjo la censura de la Conferencia Episcopal Costarricense a su desfigurada vocación por la Naturaleza y la expresa y directa petición de revocatoria del Decreto Ejecutivo #34801-MINAET por el cual declaró, el mismísimo presidente Oscar Arias, de interés público y conveniencia nacional el Proyecto Minero Las Crucitas. Reaccionó con intemperancia y manifiesta discordancia con la libertad de opinar que tanto apreciamos en Costa Rica, cuando mandó callar a los obispos sencillamente porque ellos —así fue su recriminatoria— no tienen suficientes conocimientos en la materia como para emitir juicios sobre las determinaciones ambientales de este gobierno. Fue muy explícito el Presidente Arias cuando echó mano al refranero popular que manda al zapatero a ocuparse de sus zapatos. La pedrada la sentimos quienes ejercemos el periodismo de opinión, usualmente dados a comentar temas de la agenda nacional sin la debida acreditación universitaria. Pero como nuestro flamante mandatario gusta de ser coherente, ¿tendría en la mira a la señora Ministra de Seguridad Pública, quien pontifica en temas de seguridad ciudadana por cierto sin la menor demostración de pericia, destreza o conocimientos? No imaginamos al Presidente Arias Sánchez reprendiendo a su señor padre, don Juan Rafael, distinguido abogado y gran ciudadano, por incorporarse a la Junta Directiva del Banco Central donde se debaten asuntos de tanta exigencia cognoscitiva. Sin embargo, en estas lides hemos de estar curados de espantos pues ya el Dr. Arias anduvo por el Vaticano aconsejando al Papa de lo que este no sabe: la necesidad de usar condones.

Tras su arranque hepático se deja ver nostalgia por los tiempos ya idos del “manzanato”, cuando las relaciones con la cúpula eclesiástica eran miel sobre hojuelas al punto de dar a luz las coinversiones en cierta famosa financiera. Lamentablemente las cosas le están cambiando y hasta su baraja le es roñosa, con predicciones que advierten peligro para la prolongación en el tiempo de su sultanato y el fin de la era de las adulaciones en la prensa. En este contexto, mal presagio es el reportaje de este martes de Carlos Manuel Rodríguez, ex Ministro de Recursos Naturales, donde desnuda la gestión medioambiental del gobierno Arias que hizo lo que en 40 años ningún otro gobierno había hecho: cambiar las políticas de Estado en lo ambiental, ponerle término a la moratoria en las concesiones de minería metálica a cielo abierto y declarar de interés público el Proyecto Minero Las Crucitas. De repente le espetará un “¡cállese usted!”.