Sobrepeso puede resultarle muy caro
Enviar

201602172053120.recuadro-8.gif
Tener algunos kilos de más puede podría pasarle una factura con números en rojo.
Esto porque la cantidad de enfermedades desarrolladas a causa de la obesidad conlleva tratamientos que en algunos casos serán de por vida y en otros son altamente costosos para su bolsillo.

Al menos unas diez enfermedades son generadas por la obesidad, tales como diabetes, hipertensión, cardiopatía coronaria y accidente cerebrovascular, principal causa de muerte en el mundo en 2012; y algunos tipos de cáncer en el endometrio, la mama y el colon.
Para una persona es mucho más barato cambiar sus hábitos de vida que tratar estas enfermedades.
Por ejemplo, más de 50 mil ticos padecen obesidad mórbida o extrema, situación que puede ser atendida solo mediante cirugía bariátrica, cuyo costo en un centro privado ronda los ¢5 millones.
Además, es importante tomar en cuenta los medicamentos, dietas, consultas médicas y, en algunos casos, la implantación de bypass o balón gástrico con el fin de poder alcanzar el peso necesario para realizar la intervención.
Solo en el Hospital México, este tratamiento supone unos ¢400 millones anuales a la Caja Costarricense de Seguro Social, mientras que por diabetes, en 2003, la Caja habría invertido unos ¢1.400 millones.
Una persona prediabética que modifica su dieta y actividad física podrá ahorrarse entre ¢8 mil y ¢10 mil cada mes en inyección de insulina, lo que significaría unos ¢120 mil por año.
En el caso del hipertenso, el tratamiento puede costarle hasta ¢165 mil al año en la compra de comprimidos, mientras que la atención en caso de un ataque cardiaco asciende a millones de colones.
Aspectos como la atención prehospitalaria, pago de ambulancia, la atención en emergencias y en ocasiones una revascularización cardiaca por medio de sonda o con medicamentos, conlleva altos gastos, los que varían de acuerdo con el centro hospitalario.
Aun si es intervenido en un hospital público, la terapia posterior supone horas de incapacidad y medicamentos que en ocasiones son caros.
El costo de una angioplastia por ejemplo, que es un procedimiento para dilatar una arteria ocluida, puede variar entre ¢1 millón y hasta ¢5 millones, dependiendo de la cantidad de stents que lleve, indicó el doctor Mauricio Hernández.
La obesidad genera mayores costos al erario público, baja la productividad laboral y la calidad de vida, y propicia más gastos para la población.
“La inversión que hagamos ahora en ejercicios, alimentación sana y un menor estrés se verá reflejada con intereses a futuro. En general, las personas se dedican a trabajar y no dedican tiempo adecuado a la salud, ni comen con horarios, sino cuando pueden y esto a futuro trae un montón de problemas”, dijo Hernández.


Ver comentarios