Carlos Alvarado no puede darse el lujo de tener curva de aprendizaje
Enviar

Al asumir la presidencia este 8 de mayo, Carlos Alvarado no podrá darse el lujo de tener una curva de aprendizaje como nuevo mandatario.

Empresarios y analistas políticos le niegan ese chance, no solo por los graves problemas en infraestructura, seguridad y manejo económico, sino también porque él proviene del gobierno actual y ya conoce lo que es lidiar con el poder.

Sus futuros ministros serían exfuncionarios de la administración saliente del PAC, o bien, de otros gobiernos del PUSC y Liberación —en menor grado—, por lo que no habría excusas válidas.

“No se debió tolerar la curva de aprendizaje hace cuatro años, menos ahora. Con la negociación que Carlos tuvo con Rodolfo Piza, tendremos un fenómeno de unión en la presidencia de dos partidos. Así como antes se habló del PLUSC, ahora estamos en tiempos del PAUSC, en donde figuras con experiencia de ambos partidos, serán parte del gabinete”, dijo Daniel Calvo, analista independiente.

Mientras tanto, Vladimir de la Cruz, analista y columnista de LA REPÚBLICA, considera que la nueva administración debe tener un pequeño periodo de acomodo.

Sin embargo, este no podría ser extenso, ya que Carlos “sabe cómo es el monstruo por dentro”.

“Sin duda él no puede llegar a decir que le tocó bailar con la más fea como hizo Luis Guillermo Solís, ni tampoco que le dejaron la finca encharralada. Lo único que se le puede permitir es un acomodo normal dentro de lo que significa un cambio de poder, eso es todo”, dijo De la Cruz.

Durante la campaña presidencial, específicamente durante las elecciones internas del PAC, el propio Carlos criticó la curva de aprendizaje del mandatario Luis Guillermo Solís en el primer año y medio de su gestión.

Alvarado indicó que muchas de las decisiones urgentes para el país, se postergaron por un manejo inadecuado del poder en la función pública.

Asimismo, señaló —más adelante en la campaña— que un segundo gobierno del PAC, necesariamente tendría que ser mejor.

Por su parte, el sector empresarial tiene claro cuál debería ser la agenda que el nuevo mandatario atienda.

En primer lugar está la atención al déficit fiscal, que cerró el año pasado en un 6,2% del PIB.

Asimismo, se requiere invertir dinero en infraestructura y detener el agravamiento de la inseguridad ciudadana.

“Ya no hay tiempo para postergar decisiones como es el caso del serio problema del déficit fiscal, que no solo pone en peligro las finanzas públicas, sino la evaluación de Costa Rica ante las entidades calificadoras, lo cual podría traer un efecto negativo en las tasas de interés y afectar de manera directa la inversión y la generación de empleo”, dijo Franco Arturo Pacheco, presidente de la Unión de Cámaras.
 

Las expectativas
El sector empresarial espera que el mandatario no pase por la curva de aprendizaje de otros gobiernos.

Franco Arturo Pacheco
Presidente
UCCAEP

Ya no hay tiempo para postergar decisiones. Urge reactivar económicamente al país, reducir las tasas de desempleo, mejorar la competitividad nacional, así como la infraestructura vial, entre otros temas.
Le remitimos oportunamente a don Carlos Alvarado una carta con los temas que consideramos deben ser prioridad en los primeros 100 días del próximo gobierno y en el Congreso Nacional de la Empresa Privada, también aprovechamos para presentar algunos proyectos en la línea antes indicada. 

Enrique Egloff
Presidente
Cámara de Industrias

Todo gobierno entrante tiene una curva de aprendizaje. En este caso esperamos que dicha curva sea la mínima posible porque los retos del país son grandes y el presidente electo tiene claro que muchos de ellos deben ser atendidos; la Cámara de Industrias de Costa Rica está para ayudarle al próximo gobierno.
Es impostergable generar las condiciones para una mayor competitividad y un mejor ambiente de negocios para alcanzar más crecimiento económico y mayor generación de empleo.

Laura Bonilla
Presidenta
Cadexco

Consideramos que ya no hay opción para utilizar la curva de aprendizaje porque ya no estamos frente a un gobierno primerizo. Es posible este gobierno sea más ejecutivo desde sus inicios en vista de que existe una experiencia de gobernar entregada por la administración saliente. Asimismo, la incorporación de algunos expertos como Edna Camacho, Andre Garnier, Rodolfo Piza; brindan señales positivas de que veremos un gobierno más activo y comprometido con la reactivación del sector productivo.



Ver comentarios