Enviar

BlackBerry: crónica de una muerte anunciada

No pudo adaptarse a los cambios en la telefonía celular y hasta llegó tarde con el BBM multiplataforma


201309242242050.cod.jpg
A cualquier empresa le puede pasar. Puede suceder que inicie tarde un proyecto o que se demore con el lanzamiento de un nuevo producto. El resultado dependerá del sector en el cual interviene la compañía, así como la capacidad de reacción. Ahora, si el tiempo que demora en implementar los cambios ronda los tres o cinco años, y actúa en el sector de la tecnología digital, la cosa se pondrá bien difícil.
Esto es lo que le pasó a BlackBerry (antes llamada RIM). La empresa canadiense estuvo entre las primeras en lanzar celulares inteligentes, de alta calidad, acompañados por un servicio de correo electrónico y mensajería instantánea bien confiables, allá por los primeros años del siglo.
Pero el cambio desatado a partir de la irrupción del iPhone en 2007, y del iPad en 2010, con las nuevas interfases multitáctiles bien intuitivas y los sistemas de aplicaciones más modernos, fue demasiado para RIM, que nunca pudo reaccionar con contundencia.
Es que RIM al principio subestimó los cambios. Siguió fiel a su sistema operativo más cerrado, siempre muy seguro y confiable. Luego, cuando advirtió que esto dejaba de ser un valor para los usuarios (quienes buscaban pantallas más atractivas y sistemas más flexibles), probó suerte con nuevos sistemas y una tienda de aplicaciones más moderna: BlackBerry World. Y ante el avance de las tabletas, lanzaron la PlayBook, que seguía la lógica “cerrada” de su hermano mayor: el celular BlackBerry.
Nada de esto resultó: siempre llegaron tarde, cuando la fiesta parecía haber terminado. BlackBerry estaba perdiendo la guerra de la innovación (en tecnologías y en conceptos), un elemento fundamental para permanecer en pie dentro de este mercado.
Pero lo que resulta incomprensible es el tiempo que tardaron en abrir el BlackBerry Messenger (el mensajero, uno de sus productos estrella) al resto de las plataformas. El resultado de esta estrategia fue fulminante. WhatsApp hoy cuenta con 300 millones de usuarios; BBM solo 60 millones. Como si fuera poco, se le sumaron nuevos competidores de peso, como Line, WeChat, Viber, Facebook Messenger, Hangouts (de Google) o Skype (de Microsoft), entre otras aplicaciones que cumplen funciones muy similares.


Por Ricardo Braginski
[email protected]
Desde Buenos Aires, Argentina

 

Ver comentarios