Enviar

¿Debemos revisar nuestro Código Sísmico? ¿Las edificaciones? ¿Los sistemas de control? ¿Están protegidas contra los daños de un fuerte terremoto nuestras reservas de agua potable?
Antisísmicos… ¿cuánto?

El devastador terremoto y posterior tsunami que azotaron Japón el 11 de este mes, provocando luego una desgracia adicional como fue la fuga de radiactividad de sus plantas nucleares en Fukushima, conmocionaron de inmediato al mundo y provocaron la solidaridad.
Ahora, en medio del dolor por sus 9.500 muertos y 16 mil desaparecidos, Japón, un pueblo muy bien preparado psicológica y materialmente para terremotos fuertes, revisa la prevención a la luz de estos nuevos eventos que nunca esperó y menos de semejante magnitud.
No pensaron los japoneses jamás tener que soportar la llegada repentina de un tsunami de 20 metros de altura. Sobre eso no había precedentes.
Tenemos mucho que aprender de todo esto. Por ejemplo, a raíz del gran terremoto de Hansin, en Japón, en 1995, ese país modificó su legislación sobre la construcción y reforzó carreteras, puentes y viviendas en todo el país. Sin embargo, no previó que un tsunami lo azotara como lo ha hecho hace poco y tampoco que sus plantas nucleares estuvieran ubicadas justamente a su alcance.
Es decir, que los embates de la naturaleza son a veces imprevisibles, pero que las catástrofes deben dejar sabias lecciones para, al menos, emprender de inmediato las medidas que es posible tomar para estar mejor preparados y enfrentar los desastres con el menor daño posible.
Costa Rica está ubicada en una zona de alta sismicidad. ¿Debemos revisar nuestro Código Sísmico para construcciones? ¿Debemos revisar y reforzar nuestras edificaciones? ¿Debemos examinar los sistemas de control para saber si las regulaciones de nuestro Código Sísmico actual se cumplen? ¿Están lo suficientemente protegidas contra los daños que podría producirles un fuerte terremoto nuestras reservas de agua potable?
Son muchas las medidas que podemos tomar en relación con las regulaciones y previsiones actuales y mucho lo que se debe considerar para mejorarlas.
El mundo reflexiona hoy sobre las lecciones que deja la catástrofe sufrida por el pueblo japonés. Costa Rica, como zona de gran sismicidad, debe preocuparse por esto con mayor razón y, sobre todo, actuar.



Ver comentarios