Enviar
Indonesia señala que leyes estadounidenses discriminan tabacos aromáticos
Ronald Saborío: “Grandes economías esperan el resultado de este panel”
Tico encabeza equipo que podría cambiar mercado de cigarrillos en Estados Unidos

En junio pasado, Indonesia emplazó a los Estados Unidos ante la Organización Mundial de Comercio (OMC), por considerar que sus leyes afectan el libre comercio de los tabacos aromáticos.

Para resolver el diferendo, ese organismo multinacional conformó un panel de expertos que deberá analizar la materia y emitir un criterio que bien podría cambiar uno de los mercados más atractivos del mundo.
La responsabilidad de coordinar esa célula de la OMC, recayó una vez más sobre el costarricense Ronald Saborío.
En Centroamérica, solamente él ha tenido esa responsabilidad antes. De hecho, es la tercera vez que se le designa para ese tipo de labores.
En las otras oportunidades se trató de asuntos relacionados con la fabricación de automóviles –entre Canadá y los Estados Unidos- y medidas fiscales que incidían en el libre comercio de refrescos y otras bebidas, por las que los Estados Unidos denunciaron a México.
Además, Saborío encabeza el Órgano de Solución de Diferencias de la OMC –Sesión Especial- que atraviesa por un profundo proceso de remozamiento.

¿Qué valoración hace del encargo que le han hecho?

Es una responsabilidad muy importante, porque esos dos países han puesto en manos de tres juristas la decisión sobre las medidas que se consideran legales. Es poner en manos de terceros una decisión que influenciará a sectores importantes de la economía de ambos países.

¿Cuál es la trascendencia del panel que usted dirige en OMC?

Es la primera vez que hay un panel sobre esta materia en OMC. Es un honor poder realizar ese trabajo y tratar de solucionarlo en la mejor forma.

¿Podría ese resultado variar las condiciones en las que se ha comportado/manejado el mercado de los cigarrillos, en los Estados Unidos…?

Sería entrar en la letra menuda del asunto, pero tomando en cuenta los resultados de otros paneles, estos son llamados a dictar resoluciones que influyen en el órgano de resolución de conflictos, y por lo tanto pueden ser utilizadas como antecedentes jurídicos.

¿Quién podría ser el gran ganador y el gran perdedor en este asunto…?

Con un buen trabajo del panel, ganan todos. El comercio no funciona con la Ley de la Selva.

¿Es eficiente el sistema de resolución de conflictos en OMC?

Ese mecanismo es muy eficiente…Es quizá el organismo de derecho internacional más eficiente, a la hora de dirimir disputas, y eso favorece a toda la membresía de la OMC.

¿Redefiniría esto las reglas del juego en un mercado tan cerrado?

En el mundo, todos los actores comerciales necesitan que las reglas sean seguras, para ello ha sido clave la actuación del órgano de resolución de conflictos de la OMC. El porcentaje de cumplimiento de las resoluciones es muy alto y eso es ganancia para todos.

Ahora bien, ¿podría ese resultado afectar el mercado de los cigarrillos, en otros países del mundo…?
Cuando hay un panel, el resultado aplica para ese caso específico. No obstante, la jurisprudencia de la OMC es importante, otros paneles en el futuro están en capacidad de utilizar esa legislación.

¿Qué se ha avanzado en la Reforma del Mecanismo de Solución de Diferencias de OMC…?

No hay una fecha precisa, pues se trata de un trabajo muy delicado.
El órgano de resolución ha funcionado desde 1995 y cada país ha identificado áreas que se pueden mejorar. Ha habido muchas propuestas por parte de los miembros y se trabaja sobre la base de un documento de 2008, que se usó como sustento de negociación. Los 153 miembros lo aceptaron y eso es lo que se está remozando.

¿Qué podría deparar ese proceso…?

Se busca que al final se obtenga un mecanismo que sea más ágil, más transparente, que busque la forma en que países menos desarrollados puedan acceder a los procesos a un menor costo, procedimientos más rápidos, pero ante todo, que la resolución de conflictos comerciales sea más expedita. Esa es una de las labores más importantes que tiene la OMC, hoy día.

Ronald Saborío reside en Ginebra con su familia, pues su trabajo se lo demanda.
El grueso de su tiempo lo dedica a los procesos de resolución de obstáculos para el libre comercio, entre países de todo el planeta.
El poco tiempo libre que asegura tener, lo entrega a su familia.
Como padre de dos, se ha visto exigido a aprender a usar la patineta y los patines, leer y nadar, así como un cada vez menos frecuente buceo.
Es aficionado al fútbol y amante de la Liga Deportiva Alajuelense, protagonista de la liga profesional costarricense.

Ernesto Villalobos T.
[email protected]
Ver comentarios