Enviar
Pugna por recuento de votos crece en Nicaragua

Oposición rechazó propuesta del Consejo Supremo Electoral


Managua
EFE

La pugna por la alcaldía de Managua continuó ayer en Nicaragua, cuatro días después de celebrados los comicios municipales y luego de que el principal partido de oposición rechazara un recuento de votos solo en esta capital y sin observación independiente, como acepta el órgano electoral.
La alianza opositora, encabezada por el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), rechazó ayer la propuesta del Consejo Supremo Electoral (CSE) para que sean los fiscales de los cinco partidos que participaron en la contienda, el pasado domingo, quienes revisen las actas de las 2.107 juntas receptoras de votos de todo Managua.
Los liberales, encabezados por el ex mandatario Arnoldo Alemán (1997-2002) y que participaron en los comicios en alianza con el Movimiento Vamos con Eduardo y otros partidos pequeños, exigen una “revisión y un recuento total de todas las actas y boletas electorales” de las 11.808 juntas receptoras habilitadas el día de las elecciones en todo el país, no sólo en la capital.
También solicitan que el cotejo de las actas deba ser “bajo la adecuada observación de organismos nacionales e internacionales que permita una auténtica auditoría electoral de los verdaderos resultados, para que se respete la voluntad popular expresada en las urnas”.
En un documento de la alianza se reafirma que “desconocen” los resultados divulgados hasta ahora por el CSE, que otorga la ventaja a los sandinistas en 99 de los 146 ayuntamientos disputados en los comicios.
Eduardo Montealegre, candidato liberal opositor a la alcaldía de Managua, insistió ayer ante la prensa en que la revisión de las actas debe de ser en todo el país y con la presencia de observadores nacionales e internacionales.
Montealegre calificó la decisión del tribunal electoral, de revisar todas las actas del municipio de esta capital, “como un paso positivo”, pero “insuficiente”, porque “las irregularidades se presentaron en todo el país”, no sólo en Managua, antes, durante y después de las elecciones.
Según Montealegre, el recuento solicitado “debe ser con la presencia de observadores nacionales, internacionales y representantes de organismos no gubernamentales y de la sociedad civil”, y pidió al CSE que dé a conocer los resultados preliminares provisionales totales lo antes posible.
La alianza electoral liberal también hará públicos los suyos, en los que se ha basado para denunciar irregularidades en el cómputo oficial, a través de una página web propia, alternativa de la oficial.
En Managua, la principal plaza política del país, el candidato sandinista Alexis Argüello aventaja con 51,3% de los votos contados a Montealegre, que obtiene el 45,45%, con el 69,6% de las juntas receptoras oficialmente escrutadas.
Un portavoz del CSE dijo a Efe que el recuento de actas de los comicios en Managua se realiza sin la presencia de los fiscales de la alianza liberal y cuando culminen ese proceso darán a conocer los resultados totales.
Ante la negativa de los liberales de enviar fiscales al recuento de los votos, los sandinistas han dado por bueno lo que consideran un triunfo rotundo y han llamado a sus bases a celebrarlo.
Por su parte, los liberales, que junto a los sandinistas controlan distintos poderes del Estado y otras instituciones públicas, amenazaron con un paro de labores de sus delegados en la Asamblea Nacional y la Corte Suprema de Justicia si el Poder Electoral declara un ganador sin tomar en cuenta la exigencia que hacen de un recuento de votos supervisado en todo el país.
Asimismo, la oposición respaldó el comunicado de la Conferencia Episcopal de Nicaragua en el que señalaba textualmente que “este conteo de las actas en manos de los partidos participantes y cómo fueron firmadas al momento del cierre de las JRV (Juntas Receptoras de Votos) debe ser ante los partidos políticos y ante organismos de observación nacional e internacional”.
La alianza liberal indicó que esta posición también ha sido respaldada por el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), la Cámara Americana de Comercio de Nicaragua (Amcham), las iglesias evangélicas y organismos de la sociedad civil.
En los tres días posteriores a los comicios se registraron en el país enfrentamientos con piedras, palos e incluso armas de fuego entre liberales y sandinistas, quienes han recobrado la calma a la espera de una solución pactada para poner fin al ya largo recuento de votos.
Ver comentarios