Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



EDITORIAL


Manos a la obra

| Martes 09 octubre, 2007



Manos a la obra

El triunfo del “sí”, que garantiza el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana, es un paso adelante en el clima general del país, propicio para que se impulse la actividad comercial.
Empresarios de diversos sectores recobraron la esperanza de poder expandir sus operaciones en Costa Rica, como lo explica una nota de LA REPUBLICA hoy.
Si sus inversiones se encontraban paralizadas por incertidumbre, ahora la situación se ha esclarecido, por la aprobación del TLC y las reglas del juego están bien establecidas.
No obstante, un tratado de libre comercio no es en sí mismo garantía de desarrollo y serán las acciones que se emprendan las que definan las características y dimensiones de los procesos que pueden darse en el país en materia de negocios, exportaciones, atracción de nuevas inversiones, productividad y generación de empleo, entre otras.
Los empresarios establecidos tienen ahora un atractivo panorama para trabajar y crecer pero deberían surgir muchos nuevos emprendedores deseosos de aprovechar la oportunidad. En este sentido, será clave el acceso a la información y el apoyo y capacitación a las nuevas pequeñas y medianas empresas.
Por otra parte, lejos de bajar la guardia, habrá que implementar lo necesario para que más trabajadores reciban los complementos educativos adecuados para insertarse con éxito en la nueva fuerza productiva. Esto garantizará beneficios a todos. Las empresas en expansión contarán con el personal idóneo que necesitan para crecer exitosamente y la población tendrá acceso a las tan esperadas fuentes de trabajo.
Las empresas del Estado, especialmente los Institutos Costarricense de Electricidad y Nacional de Seguros, habrán de emprender sin demora su ruta hacia la mayor eficiencia para competir con éxito en el nuevo modelo de desarrollo que ha elegido el país.
El gobierno, por su lado, tiene la imponente tarea de crear el clima necesario para que este desarrollo se lleve a cabo como todos deseamos, en un país con aceptable grado de seguridad ciudadana, con un sistema de seguro social que atienda oportunamente las necesidades de la población, con buena educación para todos e infraestructura puesta al día.