Enviar
Jueves 9 Febrero, 2012

La razón de ser del Museo de Arte Costarricense

Un museo debe cumplir, de manera permanente, con tres preceptos básicos, CONSERVAR (su patrimonio / colección ) ESTUDIAR (ese patrimonio para su mayor comprensión y conocimiento) y COMUNICAR (exhibir su colección y educar al visitante).
Estos tres principios son los que definen a un Museo como tal, la ley de creación del Museo de Arte Costarricense MAC, es clara en la definición de estos principios.
En 1978 cuando se creo el MAC, este no tenía una colección de Arte Costarricense propia y durante varios años albergó obras en préstamo de las colecciones de las Instituciones Autónomas del Estado y de colecciones privadas, sin embargo, hoy en día el MAC cuenta con una colección de más de 6.500 obras.

Entre el año 2008 y 2010, el edificio patrimonial se restauró en su totalidad, se le devolvió su carácter histórico y se adecuó a un planteamiento museológico que le permitiera cumplir a cabalidad, con la función de ser un Museo permanente de Arte Costarricense, un sitio al cual los nacionales y extranjeros pudieran acudir para comprender el desarrollo de las artes visuales en el país.
El guión museográfico que se elaboró utilizaba únicamente obras de la colección del MAC y se planteó por salas cronológicas, de forma que en cada sala se pudieran rotar las obras pertenecientes a cada período y así poder ir mostrando, de forma paulatina, la mayoría de la colección, mientras se podía ampliar el espacio expositivo de acuerdo con un plan maestro que se diseño para ese fin.
Dentro del reducido espacio del edificio se logró recuperar un espacio para exposiciones temporales y se le dio al Salón Dorado el rango de sala de museo con un sistema interpretativo.
Asimismo, en la sede administrativa, se organizó la biblioteca y centro de documentación, en donde se pusieron a disposición del público la gran cantidad de publicaciones que el MAC ha llevado a cabo durante su trayectoria.
Espacio Juan Manuel Sánchez
En 1998 el MAC recibió la donación de la mayor parte de la obra de don Juan Manuel Sánchez en un número superior a los 4.000 objetos (aproximadamente un 70 % de la colección del MAC). El único requisito para recibir la donación, fue que existiera una sala permanente con obra del artista.
Ese simple requisito no había sido cumplido por muchos años, con la remodelación del MAC, logramos un espacio para cumplir con ese fin.
Si bien es comprensible que cada administración le imprima su propio estilo al MAC, resulta lamentable que hoy en día la totalidad de la colección, incluyendo la donación Sánchez, se encuentra en los depósitos (que dichosamente pudimos adecuar entre el 2008 y el 2010) y que el uso de los espacios se plantea como una galería de exposiciones temporales, mientras el país resiente la ausencia de un verdadero Museo de Arte Costarricense.

Eduardo Faith Jiménez
Museólogo