Enviar
Lunes 10 Junio, 2013

La Organización Mundial de la Salud indicó que la depresión se convertirá en 2020 en la segunda causa de incapacidad en el mundo


Inteligencia emocional… alternativa de solución

Nuestra sociedad está en crisis y no solo por la economía. Crisis en japonés se conforma de dos palabras: peligro y oportunidad. Estoy seguro de que tanto usted como yo queremos buscar una oportunidad de solución a esta crisis. Pero para encontrarla, analicemos el origen del problema. Sí, el origen del problema somos todos como personas.
La persona posee tres dimensiones interdependientes entre sí: la Física, la Espiritual y la Emocional. Para que una persona esté bien, debe estarlo en estas tres dimensiones.
La física se refiere estrictamente al bienestar de su cuerpo. La espiritual, a su relación con Dios y con los demás. La emocional va enfocada al manejo adecuado de las emociones, lo cual es tan importante como hacer ejercicios, alimentarse bien y tener un adecuado nivel de espiritualidad y solidaridad.
Sin embargo, a este componente emocional se le ha prestado poca importancia, sino es que ninguna, en nuestra sociedad, salvo los esfuerzos realizados por los profesionales en esta área.
La Inteligencia Emocional es una alternativa real y efectiva. Consiste en una serie de actividades que sirven para apreciar y expresar de manera justa nuestras propias emociones y las de otros y para emplear nuestra sensibilidad a fin de motivarnos, planificar y realizar de manera cabal nuestra vida. Su autor, Daniel Goleman, mencionó en uno de sus seminarios que “la Inteligencia Emocional debería ser una materia obligatoria en las escuelas y de formación en las familias”.
Cita Goleman que la situación actual de la sociedad es un reflejo de “la falta de habilidad para manejar nuestras propias emociones”.
Dicha falta de habilidad para enfrentar situaciones de estrés, frustración, depresión, enojo, ira, conflictos y otros, se ve reflejada en las estadísticas. Cada vez son más los embarazos en adolescentes, la delincuencia juvenil; las tasas de suicidio en adolescentes e inclusive en niños ha aumentado.
La Organización Mundial de la Salud indicó que la depresión se convertirá en 2020 en la segunda causa de incapacidad en el mundo, detrás de las enfermedades isquémicas (infartos, insuficiencia coronaria, accidente cerebrovascular) mientras que en el año 2000 ocupaba el cuarto lugar.
Según el website www.inteligencia-emocional.org el objetivo a la hora de educar y formar emocionalmente deber ser “equilibrar los límites con un ambiente estimulante. Enfocarse más a orientar que a controlar, dar explicaciones e implicar a sus hijos en las decisiones. Elogiar la competencia y la independencia. Todo ello permite que los individuos crezcan con confianza en ellos mismos, independientes, sociales y con un elevado nivel de inteligencia emocional”.
Decía el Dr. Hendrie Weinsinger: “La inteligencia emocional es útil en tiempos de bonanza, imprescindible en tiempos de crisis”.

Jesús Morgan

Ingeniero
[email protected]