Enviar
Lunes 3 Agosto, 2009


Hablando de tasas e inversión



En las últimas semanas se ha discutido bastante sobre el rumbo de las tasas de interés en el segundo semestre de este año y para el año, y empieza a verse algún consenso que nos debe llevar a considerar varios factores que podrán afectar las tasas para los próximos meses.
En primer lugar, la inflación fue muy baja en el primer semestre y es de esperar que la inflación interanual disminuya aún más en los próximos meses. Con el nivel actual de inflación interanual, 8,20%, y las expectativas de inflación para los próximos 12 meses, 8,50%, ya existe espacio para una reducción de las tasas, pues el margen de interés real se amplía.
Otro factor que se ha especulado podría afectar a las tasas de interés es el déficit del Gobierno y el impacto del financiamiento de este en el mercado de valores.
Lo cierto es que la venta de bonos del primer semestre fue muy superior a lo anunciado inicialmente. Sin embargo, sus emisiones han sido básicamente de mediano y largo plazo, sin un impacto inmediato en el corto.
Se ha anunciado, además, una emisión de títulos para el segundo semestre de ¢650 mil millones, que aunque muchos analistas piensan que podría tener algún impacto en las tasas, debe considerarse al mismo tiempo que el Gobierno está gestionando un préstamo por $500 millones con el Banco Mundial, precisamente para financiamiento presupuestario, que en caso de aprobarse reduciría sensiblemente las necesidades de financiamiento a través del mercado de valores en el segundo semestre e, incluso, en los primeros meses de 2010.
Así las cosas, una disminución de las tasas de interés, y las primeras señales de una recuperación económica en los próximos meses, están cambiando el atractivo del rendimiento de ciertos activos financieros, por lo que la inversión en activos distintos a estos se convierte en una oportunidad.
Las participaciones de los fondos inmobiliarios, por ejemplo, es una de ellas.
Tras la reducción en sus precios hacia el final del año anterior, estos podrían ser mucho más rentables que otros activos financieros en las próximas semanas y meses.
Es recomendable revisar el rendimiento de estos instrumentos contra el de otros activos financieros también transados en bolsa, además de darle seguimiento a su precio, dado que no solo podría estarse adquiriendo una inversión con un rendimiento comparable más llamativo, sino que al adquirirse con descuento, el rendimiento para el inversionista es superior, en el tanto que el horizonte de inversión sea de mediano y largo plazo, su perfil de riesgo se ajuste a este tipo de inversiones.

Supervisora de Negocios de BCR Safi
[email protected]