Gran Bretaña planea reanimación nuclear
Enviar
Gran Bretaña planea reanimación nuclear

El gobierno del primer ministro David Cameron prepara una ley para que la construcción de reactores atómicos sea más rentable.
Gran Bretaña apunta a reanimar la industria nuclear luego de que las mayores empresas de servicios de Alemania desecharan un proyecto en marzo debido a que la inversión tardaría demasiado en rendir frutos.
El gobierno anunció ayer medidas como contratos a largo plazo que dan a los productores de energía garantías para ayudarlos a atraer financiamiento de 60.000 millones de libras ($97.000 millones) para plantas nucleares.

Las propuestas llegan luego de meses de conmoción en el sector de energía de Gran Bretaña, lo que comprendió la retirada de EON AG, RWE AG y SSE Plc de proyectos nucleares, la perspectiva de retrasos en una planta que proyectaba Électricité de France SA y la renuncia del secretario de Energía Chris Huhne. El gobierno dijo que el proyecto de ley de Reforma del Mercado de Energía se convertirá en ley el año próximo y permitirá a las empresas de servicios aprovechar sus cláusulas a partir de 2014.
“La reforma del mercado de electricidad tiene por objeto que las luces sigan encendidas”, dijo John Cridland, director general de la Confederación de la Industria Británica, el mayor grupo de presión empresarial de Gran Bretaña. “La inversión empresarial en energía baja en carbono sólo tendrá lugar cuando entre en vigencia la estructura de mercado detallada. Los anuncios de hoy son un paso importante”.
El proyecto establece un sistema de primas con contratos por diferencia, un mecanismo que reduce los aumentos y caídas de los precios de la energía. El plan no ha evitado que las empresas de servicios abandonen los proyectos nucleares. RWE y EON, las dos mayores compañías de servicios de Alemania, desecharon planes de construir una planta nuclear en Gran Bretaña en marzo y dijeron que no podían justificar el gasto de capital.
Su empresa conjunta Horizon Nuclear Power tiene instalaciones en Gales y el oeste de Inglaterra y planeaba iniciar la construcción del primer reactor para 2015. Su retirada se produce seis meses después de que SSE dijera que vendería su participación de 25 por ciento en la empresa nuclear británica NuGeneration Ltd.
Está previsto que alrededor de la mitad de plantas de combustión de carbón de Gran Bretaña cierre para 2016, mientras que todas las plantas nucleares del país lo harán para 2035. Gran Bretaña obtiene aproximadamente el 20% de su energía de 10 plantas nucleares. Excepto un reactor, todas son propiedad de EDF y Centrica Plc.
El costo de una nueva generación de reactores puede alcanzar los 60.000 millones de libras si se construyen todas las plantas propuestas, según el Centro de Investigación de la Industria Nuclear Avanzada de Gran Bretaña.
“No corremos peligro de experimentar una escasez de capacidad en los próximos dos a tres años”, dijo Tim Yeo, legislador conservador y presidente de la Comisión de Energía y Cambio Climático interpartidaria, en una entrevista de la semana pasada. “El problema comenzará a partir de 2020 si no empezamos a construir”.

Bloomberg

Ver comentarios