Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Google y Yahoo chocan con AT&T y Verizon

| Jueves 06 diciembre, 2007



Google y Yahoo chocan con AT&T y Verizon


Seattle -- Google Inc., Microsoft Corp. y Yahoo! Inc. pretenden obtener miles de millones de dólares de ingreso adicional durante el próximo decenio mediante la venta de publicidad por teléfonos móviles.
El mayor obstáculo no lo encuentran entre sí, sino en operadoras inalámbricas como AT&T inc. y Verizon Wireless, que han mantenido altas las tarifas de acceso a Internet por móviles al tiempo que defienden otras fuentes de ingreso, las cuales los avisos publicitarios pueden socavar.
En juego se halla un mercado que se espera multiplique su facturación por diez, a $16.200 millones, en todo el mundo para el 2011, dice EMarketer Inc., una firma de investigaciones de mercado afincada en Nueva York. Google, con sede en la localidad californiana de Mountain View, prevé que hasta la mitad de sus futuros importes de venta provenga de los teléfonos móviles. Si bien Estados Unidos representa cerca de 50% del ingreso mundial por promociones visualizadas en computadoras, la cantidad correspondiente a los móviles es de 27% y se prevé que suba a 29% para el 2011.
“Las telefónicas están muy ocupadas en tratar de proteger el dinero que están ganando ahora como para centrarse en la próxima manera de ganar dinero”, dijo Chad Stoller, que dirige la división de móviles en Organic, una agencia de publicidad de San Francisco. Las compañías telefónicas “quieren dominar todos los aspectos de las relaciones entre el consumidor y el teléfono”.
Aun cuando compartirían el ingreso, las telefónicas de Estados Unidos no han acogido aún la publicidad porque recelan de ceder el control de sus redes, dicen entidades de compra de avisos y compañías de Internet. Las telefónicas dicen que si bien están interesadas, deben ir con cautela para proteger a los abonados.
Las principales compañías inalámbricas de Estados Unidos abultan los beneficios mediante la venta de servicios adicionales como los timbres de llamada y el acceso a la Red. No ofrecen planes baratos de servicio irrestricto a Internet, por lo que apenas 13% de los abonados de Estados Unidos surcaron la Red por sus móviles el trimestre pasado, dijo Nielsen Co., de Nueva York. Más de la mitad de los abonados de móviles en Japón acceden por ese medio a la Red, según Video Research Interactive Inc., de Tokio.
Y hay tantas redes, teléfonos y programas distintos que es difícil crear avisos publicitarios en Estados Unidos.
“Es un enredo”, dijo Scott Ferris, subdirector general primero de Atlas, la filial publicitaria de Microsoft. “No hay una norma uniforme”.
Google, Microsoft y Yahoo quieren vender avisos del ancho de la página web en los móviles, que ofrezcan enlaces a otros cibersitios junto con los resultados de las búsquedas por Internet, que publiciten atracciones cercanas en las direcciones de tránsito y que envíen cupones para productos por mensajes de texto. Las telefónicas recibirían una porción del importe de venta de los avisos a cambio de su participación.
Las empresas de telecomunicaciones temen que los servicios informáticos y telefónicos sufragados por avisos publicitarios pongan en peligro los ingresos por abonos, dijo Phil Asmundson, vicepresidente de Deloitte & Touche LLP, de Stamford, estado de Connecticut. El acceso barato a la Red facilitará que los clientes acudan directamente a Google, pasando por alto las páginas y servicios de las telefónicas, tales como búsquedas, direcciones de tránsito y videos.
Ralph de la Vega, director de la división inalámbrica de AT&T, la mayor operadora de móviles de Estados Unidos, dijo que le preocupa que los abonados con teléfonos menos potentes tengan dificultades para ver los avisos.
“Queremos hacer esto bien”, dijo de la Vega en una entrevista. “Es sumamente importante”.
Verizon Wireless, con sede en Basking Ridge, estado de Nueva Jersey, está “comprometida, pero vamos a ser metódicos en cuanto a cómo y cuándo ponemos en práctica nuestra solución”, dijo John Harrobin, subdirector general de la segunda compañía inalámbrica de Estados Unidos.