General Motor lucha por subsistir
Enviar
General Motor lucha por subsistir


General Motors Corp. podría parecer víctima de la mala suerte, ya que su plan de reestructuración se vio afectado por el colapso de la economía estadounidense justo ahora que sus automóviles y camionetas están empezando a competir.
Esa interpretación de las dificultades recientes de GM pasa por alto año y años de remolonear y negar. El mayor fabricante de automóviles de Estados Unidos demoró en emprender una acción drástica, con la esperanza de que los crecientes ingresos automovilísticos fueran suficientes para cubrir los costos en alza.

GM ha sabido desde al menos principios de los años noventa que su modelo de negocios en Estados Unidos había caducado.
La fórmula que alguna vez le produjo ganancias a GM, Ford Motor y lo que entonces era Chrysler Corp., así como los elevados salarios de los trabajadores sindicales, fue considerada obsoleta después de que los fabricantes japoneses rompieron el oligopolio de Detroit.
En lugar de cambiar su estrategia, GM y otros fabricantes de Estados Unidos hicieron una finta, diseñando más y más vehículos basados en camionetas, y expandiendo categorías como los vehículos todo terrenos grandes en donde Japón era débil. Sin embargo, los elevados precios de la gasolina neutralizaron esa táctica.
A principios del 2008, GM esperaba estar camino a enmendarse, con s
us costos bajo control y sus vehículos ganando terreno en el mercado.
Luego de que el fabricante de automóviles tuvo una pérdida neta de $722 millones el 13 de febrero, contribuyendo a una pérdida anual masiva de $38.700 millones en 2007, el presidente de GM, Rick Wagoner, tuvo poco que decir que fuera alentador o persuasivo.
``Ciertamente, en total, las ganancias automovilísticas deben seguir mejorando'', dijo Wagoner. ``Esperamos que la fortaleza en Asia y Latinoamérica continúe''.
Sí, GM está prosperando en el extranjero, aunque no lo suficiente para compensar las pérdidas en el país. Y ¿qué garantía tiene GM de que las mismas dificultades económicas que ahora enfrenta Estados Unidos no se extiendan a los mercados automovilísticos de rápido crecimiento como Brasil, Rusia, India y China?
A GM se le están acabando las opciones en su carrera contra el tiempo. El cojín financiero de la empresa desde sus días de gloria ya casi desapareció.
Obtuvo importantes concesiones del sindicato United Auto Workers el verano pasado. Pero el efecto de los costos laborales más bajos probablemente no se verá reflejado en los resultados de GM sino hasta dentro de dos años.
Los modelos Chevrolet Malibu, Cadillac CTS y Buick Enclave han sido aclamados por la crítica y podrían impulsar la cuota de mercado en Estados Unidos, aunque eso no será fácil en un mercado en el que la demanda está cayendo.

Ver comentarios