Enviar
Miércoles 13 Mayo, 2009

Estado barato: país peligroso

Soy ingeniero estructural europeo y he venido a visitar Costa Rica con el firme propósito de ver las condiciones que ofrece el país para invertir y radicar aquí con mi familia y varios colegas. Si hemos venido a Costa Rica. es por su maravilloso clima, por la paz y tranquilidad que se respira aquí y por cierta facilidad en conseguir profesionales calificados y mano de obra de calidad, aspectos que mucha gente comenta no solo en Alemania, también en muchos países europeos.
Todo parecía muy bien para tomar una decisión favorable a Costa Rica, hasta que vimos un cartel licitatorio, nada menos que del Ministerio de Obras Públicas y Transportes, para la compra de estructuras elastoméricas para ser empleadas en un número importante de puentes. Conocedores de esta línea que es de alta tecnología tanto desde el punto de vista químico como mecánico, dimos lectura a la Licitación Abreviada LA-12232700; nos sorprendió la Metodología de Evaluación: monto de la oferta: 80% y 20% Plazo de Entrega. Aquí se nos derrumbó la idea de seriedad técnica en Costa Rica. No podíamos creer que no se mencionara la palabra que mueve actualmente al mundo: calidad; tampoco se mencionaba cumplimiento de normas técnicas ni de personal profesional calificado que demostrara conocimiento en este campo. Consultamos con el Colegio de Ingenieros y de Arquitectos, y con la Universidad de Costa Rica que tiene un Laboratorio de Materiales, y con la Universidad Nacional que tiene un Laboratorio de Polímeros; lamentablemente ninguna de estas instituciones brinda el servicio de inspección y control de calidad. Bajo esta premisa, cualquiera le mete gato por liebre al Estado costarricense, con el consecuente peligro. Sí pudimos constatar en Conavi que en la construcción de carreteras el Laboratorio de Materiales de la UCR da el servicio técnico de efectuar las pruebas de resistencia de materiales, trabajo que efectúa con alta seriedad técnica. Preguntamos en el Instituto de Normas Técnicas Costarricenses (INTECO) y nos manifestaron que están en la etapa de creación de normas técnicas, y que en el caso de apoyos elastoméricos, aún no tenían ninguna norma, por lo que se regían por AASHTO de Estados Unidos. El problema es que aún no designan a ninguna institución que supervise y controle el cumplimiento de calidad, de estas y de otro sinnúmero de piezas que bien puede fabricar cualquier audaz, o importar de China cualquier irresponsable, como irresponsable también será quien acepte su uso sin comprobar la calidad del producto que implica el cumplimiento de especificaciones. Las universidades deben aprender a vender sus servicios y el Ministerio de Industria y Comercio debe exigir calidad en lo que Costa Rica produce.

Ing. Gunter Schmidt