Enviar
Jueves 25 Septiembre, 2008

El camino hacia la prosperidad es por medio del comercio


Este es un momento de cambio dramático en Estados Unidos, el Hemisferio Occidental y el mundo. En este momento lidero una misión comercial estadounidense porque hoy es más importante, que nunca antes, que expandamos nuestra relación con aliados y amigos como Costa Rica.
Para Estados Unidos el comercio ha sido, de manera progresiva, una fuente de crecimiento. Del 3,3% del crecimiento en la economía de Estados Unidos en el último cuatrimestre, la mitad fue resultado de las exportaciones. Las exportaciones son ahora, más que antes, una gran porción de nuestra economía. Mientras Estados Unidos enfrenta desafíos económicos, las exportaciones continúan siendo un lugar brillante. Una historia similar se puede contar aquí en Costa Rica, donde el comercio y las exportaciones fueron, el año pasado, el conductor del crecimiento económico del 7,3%.
Es por esto que es vital que demos un paso más en nuestra relación, al avanzar con nuestro acuerdo de libre comercio. Cuando Costa Rica finalice los requerimientos de implementación, los siete países que conforman el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, República Dominicana y Estados Unidos (CAFTA-DR, por sus siglas en inglés) tendrán el convenio en vigencia. Esto será bueno para Costa Rica, para Estados Unidos y para las sociedades libres en todo el hemisferio.
Este acuerdo comercial eliminará la gran mayoría de barreras arancelarias en nuestra relación comercial bilateral de $8,5 mil millones, de manera inmediata, una vez que entre en vigencia. Pero se trata de mucho más que eliminar barreras arancelarias. También incrementa el estado de derecho, aumenta la transparencia y refuerza las protecciones para los trabajadores, los inversionistas y el ambiente.
Democracias como las nuestras, con una historia de estabilidad política, progreso social y un compromiso con los derechos humanos, se beneficiarán más con el libre comercio y el incremento de la inversión. Costa Rica ya se encuentra atrayendo negocios estadounidenses y globales, con una inversión estadounidense que fluye, creciendo de $328 millones en el año 2002, a más de $1 mil millones el año pasado. Esto incluye a compañías como Intel y la subsidiaria centroamericana Hortifruti de Wal-Mart, que visitaré la próxima semana.
Hoy, decenas de miles de costarricenses trabajan para compañías estadounidenses y aún más empresas estadounidenses querrán hacer negocios aquí y más costarricenses participarán en el mercado de Estados Unidos al tener un convenio de libre comercio en vigencia. Hemos visto estas tendencias de refuerzo en los países que son parte del CAFTA-DR, donde el comercio con Estados Unidos y entre los otros miembros de convenio comercial, se encuentra en crecimiento.
Una buena política pública puede ayudar con la creación de un ambiente que puede catalizar la expansión del sector privado, la creación de empleos y la conservación del movimiento de nuestra economía hacia la dirección correcta.
Con la aprobación de este tratado de libre comercio y la facilitación de la posibilidad de hacer negocios a nuestras compañías, nos dirigiremos hacia la creación de un ambiente que permitirá a nuestras economías y nuestra gente prosperar dentro de la economía global.

Carlos M. Gutiérrez
Secretario de Comercio de Estados Unidos