Logo La República

Jueves, 13 de diciembre de 2018



GLOBAL


Compañía dueña de edificios emblemáticos en EE.UU. se disuelve

Bloomberg | Miércoles 08 junio, 2016

Hasta comienzos de la década del 2000, la empresa de capital cerrado era dueña de propiedades de oficinas, industriales y minoristas de un solo inquilino. Shutterstock/La República


 BentleyForbes fue dueño en su momento de propiedades tan famosas como el complejo de oficinas Watergate en Washington y Bank of America Plaza, el rascacielos más alto de Atlanta. Ahora la compañía está a punto de desaparecer.
C. Frederick Wehba, que cofundó la firma de bienes raíces con sede en Los Ángeles en 1993 y fue su presidente hasta 2012, dijo que anunciará su separación oficial como asesor y consultor esta semana. BentleyForbes tiene actualmente sólo tres empleados y administra cinco propiedades, en su mayoría edificios de oficina en ciudades como Cleveland y Bloomington, Minnesota. Proyecta vender las propiedades dentro de los próximos 12 meses, y luego proceder a la disolución, dijo Wehba.
El apogeo y el ocaso de BentleyForbes, nombre tomado del auto de lujo y de la revista de negocios, siguió de cerca el movimiento de expansión y contracción de los bienes raíces en el último decenio. Hasta comienzos de los años 2000, la empresa de capital cerrado era dueña de propiedades de oficinas, industriales y minoristas de un solo inquilino.
Sus ambiciones crecieron y la firma comenzó a acumular edificios emblemáticos a precios que resultaron los más altos de la tendencia ascendente perdiendo luego la mayoría con la caída financiera. Si bien desde entonces los valores de las propiedades se recuperaron superando el último pico, el propietario quedó como una sombra de su existencia anterior.
Durante la expansión “estábamos organizándonos para salir a bolsa como una sociedad de inversión inmobiliaria” dijo en una entrevista Wehba. Esto habría permitido a BentleyForbes refinanciar sus préstamos y obtener los beneficios fiscales otorgados a este tipo de sociedad. “Íbamos a salir por $1.000 millones en efectivo y pagaríamos nuestra deuda”.
El mercado, por el contrario, colapsó. Los precios de las propiedades comerciales estadounidenses alcanzaron un pico en octubre de 2007 para luego desplomarse 40% en apenas poco más de dos años, según el índice Moody’s/Real Capital Analytics.
“El entorno para las transacciones con oficinas en 2005, 2006 y 2007 estaba al rojo vivo, con suficiente financiamiento disponible a través de muchos tipos de compradores, y todo eso provocó un avance meteórico de los valores de los activos”, dijo Michael Knott, director de investigación sobre sociedades de inversión estadounidenses en Green Street Advisors en Newport Beach, California. “Cuando finalmente la música dejó de sonar, hubo varios compradores grandes y agresivos que se vieron afectados por un entorno que se volvió mucho menos hospitalario”.
La caída financiera derribó a grandes compañías inmobiliarias como Maguire Properties, y los grandes propietarios como Harry Macklowe y Broadway Partners entregaron torres al no poder cumplir con los pagos de deuda. Maguire, después de un cambio de nombre, fue absorbido en 2013 por Brookfield Office Properties, mientras que Macklowe se recuperó para desarrollar en forma conjunta la torre residencial más alta de Nueva York y Scott Lawlor de Broadway volvió comprando complejos de departamentos en ciudades más pequeñas. BentleyForbes, en cambio, nunca repuntó pero tampoco desapareció del todo.
El sufrimiento de la compañía por la caída financiera se extendió desde Chicago y Washington hasta Atlanta y Dallas. En Atlanta, compró Bank of America Plaza en 2006 por $436 millones, el acuerdo inmobiliario más grande de la ciudad en ese momento. Transcurridos menos de seis años, la torre de 55 pisos se vendió en una subasta por apenas $235 millones cuando BentleyForbes dejó de pagar la hipoteca.