Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Candidatos de EE.UU. apoyan a Bernanke

| Viernes 25 julio, 2008



Candidatos de EE.UU. apoyan a Bernanke


Washington -- John McCain y Barack Obama no dejan pasar ninguna oportunidad de contrastar sus diferencias en cuanto a impuestos, comercio exterior y seguros médicos. En lo que se refiere a la institución con más influencia sobre la economía --la Reserva Federal-- sus puntos de vista han sido similares y expresados infrecuentemente.
Los dos candidatos presidenciales previstos de Estados Unidos elogian al presidente del banco central, Ben S. Bernanke, miembro del Partido Republicano. Ambos respaldaron las medidas de la Fed para rescatar Bear Stearns Cos. de la quiebra y apoyar las financieras hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac. Los consejeros de ambos candidatos dicen que las medidas de la Fed en cuanto a tasas de interés cambiarían muy poco con un nuevo Gobierno.
Como ni uno ni otro senador está ansioso de asustar a los inversionistas o de hablar de un cambio de rumbo durante una crisis crediticia, el próximo presidente de Estados Unidos probablemente continúe la política llevada durante los últimos 16 años bajo los presidentes Bill Clinton y George W. Bush: evitar entrometerse en las decisiones sobre tasas de interés y nombrar responsables de la Fed que sean respetados en los mundos de la economía y las finanzas.
“A cualquiera de los dos candidato
s le será difícil hacer un cambio importante”, dijo David M. Jones, ex economista de la Fed que ha escrito libros sobre el banco central.
Ninguno de los dos ha hablado extensamente sobre la Fed durante la campaña electoral o le ha hecho preguntas al presidente del banco central en una audiencia del Senado en los últimos años. En marzo, Bernanke habló con McCain por teléfono sobre el episodio de Bear Stearns, a petición de McCain. Conversaron por unos 15 minutos, según la agenda del día de Bernanke.
“Tenemos plena confianza en el presidente y en la Reserva Federal”, dijo Douglas Holtz-Eakin, uno de los principales asesores de McCain. Obama “también tiene mucha confianza en Ben Bernanke”, dijo Jason Furman, el consejero económico del senador de Illinois.
Con todo, la elección presidencial de Estados Unidos afectará a la institución porque el ganador nombrará tres de los siete gobernadores de la Fed de inmediato, puesto que hay vacantes. El nuevo presidente, sea Obama, demócrata,
o McCain, republicano por Arizona, también decidirá si designar a Bernanke a un segundo término de cuatro años cuando el primero concluya en enero del 2010.
La actitud de un presidente de Estados Unidos hacia la Fed no es necesariamente predecible. El republicano George H.W. Bush, que era vicepresidente de la nación cuando Alan Greenspan fue designado en 1987, tuvo diferencias con el jefe de la Fed y dijo que este contribuyó a que Bush perdiera la elección presidencial de 1992 porque mantuvo las tasas de interés muy altas. Bush había nombrado a Greenspan a un segundo término en 1992.
Al mismo tiempo, el demócrata Clinton tuvo buenas relaciones con Greenspan, que elogió al ex presidente en sus memorias, publicadas en el 2007, por su “enfoque congruente y disciplinado en el crecimiento económico de largo plazo”.
Obama y McCain también han dado a entender que respaldan las maniobras de la Fed para intensificar la reglamentación y la fiscalización. La Fed es una de las cuatro principales agencias federales que supervisan a los bancos comerciales, y es posible que el Congreso extienda dicha supervisión al sector de los bancos de inversiones el año próximo puesto que la Fed ha llegado a ser el prestamista de último recurso de las firmas de valores.
La semana pasada Bernanke aprobó una nueva normativa que exige que las entidades prestamistas determinen la capacidad de un p
restatario para pagar y prohíbe otras prácticas que llevaron al colapso del mercado de la vivienda. Las nuevas reglas fueron dispuestas después que congresistas demócratas criticaron a la Fed por inacción en el pasado.
En marzo, Obama propuso que se dé a la Fed mayor autoridad de supervisión cuando se desempeñe como prestamista de último recurso, que se refuercen los requisitos de capital de las compañías financieras y que se agilice la labor de las agencias reguladoras.
Furman dijo que la rama ejecutiva “tiene un papel verdaderamente que desempeñar” en ayudar a la Fed a resolver problemas en el sector financiero, porque el banco central “está enfocado verdaderamente en la estabilidad de precios”.
Tom Schlesinger, director ejecutivo del Financial Markets Center, de Howardsville, estado de Virginia, dijo que los consejos de la Fed con mayoría de responsables nombrados por demócratas han sido “algo más enérgicos” en materia de normativa.
Si bien McCain también favorece aumentar la supervisión de los mercados y apoyó las medidas de la Fed en cuanto a Bear Stearns, ha manifestado dudas sobre los rescates de firmas financieras por el Gobierno
“El Gobierno no tiene el deber de rescatar y recompensar a los que actúan irresponsablemente”, dijo McCain en un discurso en marzo. La ayuda estatal debería basarse “tan solo en evitar el riesgo sistémico”.