Enviar
Indice Dow Jones bajó 4%
Caída de bolsas mundiales revela poder del miedo en los mercados

Desconfianza de inversores pudo más que rescate de AIG

Nueva York
EFE

La caída de ayer de los mercados bursátiles pese al rescate sin precedentes de AIG demostró, una vez más, que el miedo es uno de los peores amigos de las bolsas, por mucho que autoridades y reguladores traten de apaciguarlo.
Ni siquiera pudo ayer con el miedo y la desconfianza de los inversores la inyección urgente de $85 mil millones comprometida por la Reserva Federal (el banco central de Estados Unidos) con la malograda AIG, una de las mayores aseguradoras del mundo, para evitar su quiebra.
Aunque el martes se creía que una solución medianamente digna para el gigante asegurador AIG, unida a la compra del núcleo duro de Lehman Brothers por Barclays y la presentación de resultados de Morgan Stanley y Goldman Sachs, podría tranquilizar a los inversores, éstos despertaron ayer igual de nerviosos y pendientes de quién será la próxima víctima de la crisis.
“Los riesgos del sistema financiero y de la economía siguen siendo enormes y aumenta la presión a la baja de los precios de los activos y del valor del colateral”, advirtió la firma de análisis Global Insight en una nota a sus clientes.

“El telón de fondo económico previo al estallido en el sistema financiero tiene problemas: la producción industrial podría bajar bruscamente en el tercer trimestre, se espera que el consumo se contraiga y la tasa de desempleo aumenta con fuerza”, agregó.
“Para todo el que lo quiera ver está claro que hay grandes riesgos de recortes para la economía”, concluyó la firma de análisis, en línea con lo que muchos inversores tienen en la cabeza.
Además, hay analistas que interpretan la “nacionalización” de AIG decidida el martes por la noche como una muestra de la magnitud de la preocupación de Washington ante la posibilidad de que colapse un nuevo gigante del sector, y ya hay críticas a una medida que se califica de “welfare (asistencia social) corporativa”.
Con esa operación la Reserva Federal agitó la calma que pareció transmitir horas antes al decidir el mantenimiento de los tipos de interés en el 2%, sin dejarse llevar por el impulso de bajarlos y tratar de activar así la economía.
Su operación de rescate sorprendió a los mercados, especialmente después de su negativa a socorrer al agonizante Lehman Brothers, que se vio obligado a declararse el lunes en quiebra, contribuyendo a la peor caída bursátil desde los atentados del 11 de septiembre de 2001.
“La Reserva y el Tesoro siguen reaccionando ante las situaciones, más que afrontarlas directamente, y ahora han creado incertidumbre sobre qué firmas tienen derecho a ser rescatadas y cuáles no”, aseguró ayer Merrill Lynch en un informe.
En opinión de ese banco de inversión, cuya compra ha anunciado el Bank of America, “mientras eso no se aclare, las bolsas seguirán probando sus límites y esto no es una buena noticia para el mercado”, que registraba tam
bién fuertes descensos en las mayores plazas del mundo.
Los mercados asiáticos arrancaron con subidas ante la noticia del rescate (y como continuación del cierre en positivo de Wall Street en la sesión previa), pero en seguida las bajadas se apoderaron de las bolsas y el Dow Jones llegaba a bajar hasta un 3,6%.
Entre los analistas existe la creencia de que los $85 mil millones prestados no son suficientes para borrar la desconfianza de los inversores y que la Fed puede estar dejándose llevar no sólo por el interés general.
El préstamo otorgado deberá ser devuelto a la Fed con sus correspondientes intereses y, mientras, ésta podrá toma
r decisiones en el seno de la compañía como suspender el reparto de dividendos o la venta de activos, lo que, con el tiempo, podría convertirse en una operación muy rentable.
Así, el rescate de AIG evita la que sería la mayor bancarrota de la historia según los analistas, pero también permitirá a Washington controlar una de las mayores aseguradoras del mundo.
“En diez días, el Gobierno ha diseñado rescates para el sector inmobiliario (Fannie Mae y Freddie Mac) y asegurador (AIG), mientras Wall Street veía cómo dos de sus últimas cuatro casas de valores independientes (Lehman Brothers y Merrill Lynch) se derrumbaban”, puntualizó el diario financiero The Wall Street Journal.
En cualquier caso, la decisión de rescatar AIG da muestra del papel que esa firma desempeña en el sistema financiero internacional, cuya deuda ha sido comprada por bancos e instituciones de todo el mundo, que ahora ven peligrar su cobro.
Sin embargo, las pólizas de seguros de AIG no tienen tanto riesgo, porque son emitidas por entidades independientes y su actividad está altamente regulada en la mayor parte del mundo, tal y como ha aclarado la aseguradora en su primer comunicado público desde que comenzó su derrumbe bursátil.
Ver comentarios