Enviar

Según parece, lo más importante para que se haga la infraestructura que tanto necesita el país, no es la carencia de dinero, sino un serio problema de falta de transparencia


Buenos proyectos, no candidatos al colapso

Es necesario encontrar soluciones adecuadas, que hasta el momento no existen, para trabajar rápidamente intentando poner al día al país en materia de infraestructura.
Una cadena de acontecimientos y denuncias sobre irregularidades en el manejo de los fondos públicos, ha llevado a la mayoría de la población a desconfiar de los gobiernos.
Esto, en vez de disminuir mediante rápidas investigaciones que pongan luz sobre todo, se agrava día a día por nuevas denuncias, una de las cuales se publica en este medio hoy, relacionada con la construcción de la vía a San Ramón.
El contrato de concesión de esa carretera tendría un sobreprecio de más de $200 millones, el cual al eliminarse permitiría reducir en un tercio el monto eventualmente pagadero por los usuarios.
El valor total de la obra debería ser de menos de $450 millones, según una valoración del Conavi, recibida la semana pasada por LA REPÚBLICA.
Dicha valoración fue hecha a pedido de la Presidencia de la República, tras la solicitud de varios integrantes del Grupo Fundador del Foro de Occidente, conformado principalmente por los residentes de San Ramón, Grecia, Atenas, y otros lugares, que serían afectados por el peaje de la nueva carretera.
A tal punto han llegado las cosas que, un análisis sobre el tema publicado también hoy en este medio, sugiere dos posibles soluciones.
Una de ellas es que la obra se realice mediante fideicomiso bancario, y la otra, que se contraten expertos extranjeros para la supervisión de contratos y trabajos, asegurándose que esos profesionales provengan de países con bajo índice de corrupción.
Muy mal queda Costa Rica ante esta situación, pero la misma se debe a una realidad por la que por ahora nadie ha tomado medidas reales para cambiar.
Según parece, lo más importante para que se haga la infraestructura que tanto necesita el país no es la carencia de dinero, sino un serio problema de falta de transparencia.
Así las cosas, solo habría que agregar que, de todos modos, las sugerencias hechas en cuanto a fideicomiso o supervisión extranjera, de ser tomadas en cuenta, deben exhibir por parte de nacionales y extranjeros desde el inicio completa transparencia.
Si esa transparencia no se logra, seguiría el país en este vergonzoso y grave estancamiento originado en la mala administración de los fondos de los contribuyentes.
El retroceso, los malos servicios y el desperdicio en otras áreas del quehacer económico y social del país, también se deben a mala administración de los fondos públicos, por lo que se vislumbra esta como la principal tarea del próximo gobierno, que permita la realización de todas las otras.

Ver comentarios