Foto 1
Foto con fines ilustrativos/ Shutterstock/La República
Enviar

Unos $1.000 millones se inyectarían a las reservas internacionales del Banco Central, esto por un crédito solicitado al Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR).
El Central justifica esta acción como un apoyo para la balanza de pagos; indica que en su plan estratégico 2015-2018, el objetivo es mantener las reservas entre el 11% y el 15% del PIB —hoy en un 11,8%, con el crédito llegarían al 13,8% al final del año— para tener un blindaje financiero si necesitara mayor capacidad por choques externos o internos que perjudiquen el sistema financiero nacional.


Además, considera más barato hacerlo de esta manera, que el costo que significaría realizarlo en el mercado nacional y que esto podría generar presiones tanto de inflación; aunque otros especialistas no ven claro el porqué de la urgencia de hacerlo ya, si los recursos están ahí siempre.
La pregunta entonces es: ¿Qué tan necesario es hacerlo ya?
En especial cuando la volatilidad en el tipo de cambio está nuevamente controlada, el mercado cambiario en julio se revirtió y cuando esta acción le costará al Banco Central cerca de $157 millones en términos netos.
Esto es parte de las acciones que se presentan en la revisión del Programa Macroeconómico que fue publicado hace una semana por el BCCR.

Costo de endeudarse con el FLAR

Al final del periodo, el Banco Central estaría pagando cerca de $157 millones en intereses por los tres años algo que hoy parece innecesario para muchos.
Esto porque el valor de las reservas sigue estando por encima de la capacidad de blindaje financiero que quiere la autoridad monetaria en su plan estratégico (ver recuadro).
Es claro que puede resultar más barato que buscar los recursos en nuestro país, por lo que significa comprar $1 para el Banco Central, pero la acción pareciera no ser justificada en el tanto se sigue teniendo una capacidad bastante alta en reservas internacionales.
Hoy las reservas internacionales netas tienen un valor de $6.855 millones, lo que representa cerca de un 11,8% del PIB.

No es necesario —por el momento—

Tomando en cuenta que el mercado cambiario parece estar controlado ante las presiones de devaluación que vivió en abril y mayo, incluso volviéndose superavitario en julio —indica el Banco Central—, es una primera justificante de por qué no necesitan mejorar las reservas.
Incluso, ya en julio, solo se utilizaron $15,4 millones en intervenciones, cuando en junio se utilizaron $252 millones o los 227,6 de mayo (ver gráfico).
Además, otra justificación de por qué no tomar el crédito hoy, es que los recursos están ahí, ya la línea de crédito está aprobada, sería mejor realizar el desembolso en el futuro, cuando realmente se lleguen a necesitar esos dólares, como blindaje.
Para el Central esta es una acción de blindaje financiero, algo que apoyaría la balanza de pagos y que además la forma de aprovechar las condiciones del FLAR son más baratas que las que significaría hacer la operación en Costa Rica.
Otra razón por la que justifican la operación es porque las reservas han caído en $1.105 millones en un año, lo que significa un peligro de mantener el rango entre el 11% y el 15% del PIB, como dice su plan estratégico. Hoy están en casi un 11,8% (ver gráfico).

 


Características del crédito


Las condiciones por adquirir los $1.000 millones del FLAR son sencillas.


Otras dos medidas nuevas


El Central también buscará accionar contingencias de liquidez, tanto en colones y dólares, con medidas para el sistema financiero.

Entrevista con Olivier Castro, presidente, y Róger Madrigal, director de la división económica del Banco Central.

“Estas operaciones ayudan al blindaje financiero”

¿Cuál es la justificante para buscar estos $1.000 millones, si las reservas todavía están por encima del 11% del PIB? (Responde Olivier Castro) Muchos dicen que nada hacemos con esto, pero este crédito nos permite hacer un proceso de recuperación de reservas más lento; esto le permite al BCCR manejar de una forma más “suave” —-si me permite decirlo así—, los diferentes instrumentos que tenemos.
La sociedad costarricense puede estar absolutamente segura de que el Banco Central va a manejar estos recursos con la prudencia necesaria. Estas operaciones ayudan al blindaje financiero de nuestra economía.

¿Es alto el costo por solo dar fortaleza a las reservas, que todavía están en un buen nivel? El tema del costo es interesante, pero cuando el BCCR compra un dólar en el país, también tiene un costo, porque cuando el BCCR empieza a comprar reservas, tiene que salir a esterilizar los colones y termina pagando tasas altas en el país, para luego ir al exterior a depositar ese dinero a tasas menores, así que el Central pierde.
Así que no hay nada gratis en este mundo, lo que es importante es que esto nos permite ir en un proceso de recuperación de reservas, con las condiciones del mercado y sin tener que presionar el mercado cambiario demasiado fuerte, este es un mecanismo de ajuste que nos pareció adecuado y si lo tenemos a disposición no hay razón para no hacerlo.

¿Entonces creen que tienen bien justificada dicha acción? La justificante de por qué nos sale mejor y más barato captar estos recursos con el FLAR es sencilla, lo primero es que el BCCR al ser socio del Fondo, por cada dólar que el Central pone ahí, ellos nos pueden prestar hasta $2,5.
Entonces en este “blindaje”, para tener acceso a $1.000 millones, se necesita depositar $400 millones así el costo es mucho menor.

¿Cómo se invierten las reservas? En general el BCCR tiene las reservas invertidas en plazos de tres meses o menos, esto porque debemos tener cuidado de tener una parte importante de las inversiones convertibles, es entre un 60% o un 70% del total.
Nunca en los últimos 30 años, se ha escuchado que exista un problema de que están las reservas, pero el BCCR no puede disponer de ellas.
Así como le digo, la mayoría está a muy corto plazo y las que no están así, están invertidas en instrumentos de muy alta calidad y muy líquidos.
Cuando el mercado es líquido el plazo no es tan importante; por ejemplo, usted puede comprar un título del tesoro norteamericano a diez años, pero si necesita esa liquidez ese instrumento tiene mucha liquidez en mercado secundario y con un castigo mínimo en cuanto al rendimiento. Así que decir que se tienen las reservas en títulos a largo plazo es algo malo, realmente depende del instrumento y mercado.

Ver comentarios