Enviar
Bienes raíces abogan por apoyo crediticio

De no reactivarse la disponibilidad de recursos las construcciones de viviendas y obras turísticas podrían estancarse, mientras que la oferta existente seguiría bajando sus precios

Daniel Chacón
[email protected]

Los protagonistas de la industria de la construcción están a la espera de la resolución del proyecto de capitalización de los bancos estatales, o cualquier iniciativa que pudiese flexibilizar la situación crediticia en el país.
Este negocio requiere apalancamiento, tanto para el desarrollador como para el comprador. Por tanto, su crecimiento dependerá de la disponibilidad de recursos en las líneas de crédito.
Un reto más que se visualiza para 2009 es que la demanda de viviendas ligada al turismo se vería paralizada, debido al poco financiamiento internacional y, por ende, a la baja de compradores.
En el caso de las edificaciones que se benefician de la demanda corporativa, como las zonas francas, podrían mantenerse estables gracias a que las empresas manejan el flujo de capital necesario para financiar las obras. Inclusive, se proyecta que algunas multinacionales ampliarían sus operaciones en el país, requiriendo mayores infraestructuras inmobiliarias.
El tercer segmento de la industria, formado por casas y oficinas dirigidas a nacionales, estará igualmente ligado a la resolución del tema crediticio. Esto ya sea para obras encaminadas, o proyectos que aún no dan inicio.
“Esperamos que ya en enero la situación de crédito esté resuelta, ya que pocas personas pueden pagar de su bolsillo en este negocio. Si bien las materias primas están bajando y esperamos que pronto se reflejen en el mercado local, es necesario tener disponibilidad de recursos”, explicó Rodrigo Altmann, presidente de la Cámara Costarricense de la Construcción.
A pesar de ello, se proyecta que en la Gran Area Metropolitana se mantenga la compra de viviendas, oficinas y locales, aunque más comedida. El sector de condominios, tanto verticales como tradicionales, también podría seguir creciendo, impulsado por el tema de seguridad.
No obstante, lo que pareciera inevitable es la caída de precios en aquellos desarrollos de lujo ubicados en las costas.
“Considero que el sector Pacífico Central se reactivará, aunque a precios menores. La demanda vendrá de la mayor accesibilidad a la zona y de la posible mejora del crédito”, comentó Joshua ten Brink, gerente general de Riverside Developers.
La situación en Guanacaste es menos promisoria. El posible negocio de reventas está a la espera de que el mercado recupere los precios, y por ahora no hay expectativas de desarrollo.
“Los precios van a bajar y la gente no quiere vender por lo mismo. Los inversionistas prefieren esperar a que pase la crisis”, analizó Johana Angulo, corredora de la firma Era Guanacaste, quien agregó que mientras tanto, “quienes tienen dinero vendrán a aprovechar algunas oportunidades de inversión, como en proyectos que se quedaron cortos de financiamiento”.


Ver comentarios