Logo La República

Martes, 22 de septiembre de 2020



COLUMNISTAS


Vacaciones

Leiner Vargas [email protected] | Martes 18 diciembre, 2012


Las vacaciones, cuando se asumen con el verdadero compromiso de descansar, son una especie de válvula para aspirar aire fresco, algo así como abrir la ventana y dejar entrar el rocío de la mañana


Reflexiones

Vacaciones

La vida es una carrera contra el reloj en la que muchas veces ni siquiera nos percatamos de lo que ocurre a nuestro alrededor, vamos creando una muralla de nubes grises para protegernos de los demás, que al final terminamos opacados y agobiados en nuestras propias limitaciones y miedos.
Por eso las vacaciones, cuando se asumen con el verdadero compromiso de descansar, son una especie de válvula para aspirar aire fresco, algo así, como abrir la ventana y dejar entrar el rocío de la mañana.
Las vacaciones se convierten entonces, en una renovación de nuestra identidad y nos permiten soplar y deshacernos de esas nubes grises que hemos creado a lo largo del año.
Es cuando desempolvamos nuestro viejo libro de historia marcado con un ya vuelvo, al recortar aquel árbol que dijimos que de verdad le hace falta una poda y lo haré uno de estos días, cuando tomamos la caña de pescar y volvemos a sentarnos dos horas para esperar el pez picar mirando al mar, cuando nos sentamos al lado de nuestros hijos y escuchamos una versión moderna de las caricaturas y nos reímos, cuando somos capaces de bañar al perro nuevamente o de saludar al vecino del lado, seguramente todos estaremos de acuerdo, ya estamos de vacaciones.
No se trata entonces de decirles qué hacer en estos días, las vacaciones son literalmente un momento para hacer lo que nos gusta y dejar de hacer, lo que no nos gusta.
La rebeldía especial de sentir que no estamos sujetos a un horario, a un reloj, que nadie se molestará si dejo olvidado mi celular o mi computadora.
La verdad es que vacacionar no solo significa salir de viaje o de paseo, significa ser capaces de borrar el disco duro del año y acordarnos de aquellos buenos amigos, de hacer esas llamadas para las que no hubo tiempo, decir esas frases que no nos atrevíamos a decir.
Para quienes aún tienen el privilegio de tener a sus padres con vida, es el momento de dedicarles tiempo y hacer aquello que planeamos y no hemos hecho.
Atrévase a jugar un rato y no le dé miedo reírse, comamos rico y tratemos de disfrutarlo, no deje que su tiempo de descanso sea solo para el comercio, viva con plenitud el día y disfrútelo.
Aprovechando esta última línea de la columna de hoy quiero agradecer a todos mis lectores por sus comentarios de este año a la columna Reflexiones y motivarlos para que sigan con sus criticas y comentarios en 2013.
De verdad que con mucho respeto les deseo una feliz Navidad y que tengan unas muy renovadoras vacaciones. Por ahora los dejo porque tengo un compromiso con mi hija de nueve años, decidimos que vamos a bañar al perro y eso es muy importante para ambos, feliz Navidad.

Leiner Vargas Alfaro

[email protected]

NOTAS ANTERIORES


¿Y las joyas de la abuela?

Martes 22 septiembre, 2020

En momentos como el actual cabe preguntarse, nuevamente, sí será necesario vender las joyas de la abuela.







© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.