Miguel Angel Rodríguez

Miguel Angel Rodríguez

Enviar
Lunes 8 Abril, 2013

Desde junio de 2012 la Comisión Europea había establecido reglas para enfrentar crisis bancarias al margen del principio “muy grande para fallar” para reducir el riesgo moral


Chipre: ¿”bail in” o “bail out”?

La República de Chipre con bajas deuda soberana e impuesto a las ganancias financieras, se convirtió en paraíso fiscal: las deudas de su sistema bancario son más de siete veces su PIB. En Costa Rica son menos de la mitad del PIB.
La crisis de Chipre ha sido causada principalmente por su sistema bancario y no por su deuda soberana que era solo el 60% de su PIB. Eso ya antes ha ocurrido en países europeos con fiscos relativamente sanos.


Ya en el pasado comenté las diferentes soluciones seguidas por Islandia y los Países Bálticos ante situaciones similares. Ahora Chipre ha adoptado, con la participación de la troika (Banco Central Europeo, FMI y Comisión Europea) un nuevo tipo de arreglo. En vez de salvarse porque un “tercero le paga la fianza” (bail out) se ha aprobado un salvamento con contribución de acreedores y depositantes del sistema bancario (bail in).
El “bail out” se ha justificado porque si un banco es “muy grande para fallar” el efecto de su quiebra sería tan perjudicial que amerita usar recursos fiscales para evitarla. Pero desde junio de 2012 la Comisión Europea había establecido reglas para enfrentar crisis bancarias al margen del principio “muy grande para fallar” para reducir el riesgo moral.
Se estableció que debía darse una ordenada quiebra en la que acreedores y depositantes y no los contribuyentes fiscales soportaran las pérdidas que no cubriesen los accionistas.
Chipre, por representar menos de 0,2% del PIB de la Eurozona resultó un buen caso para iniciar ese cambio. Además, ¿cómo convencer a los alemanes de seguir dedicando sus impuestos a rescatar los depósitos bancarios de quienes los han colocado en países con mayores intereses y menos impuestos que los que ellos disfrutan, y peor aún, cuando un 30% de esos depósitos son de millonarios rusos y algunos posiblemente mal habidos?
Otros hechos ayudaron a desencadenar la crisis en Chipre. La elección de un Presidente comunista disminuyó la confianza. El salvamento de Grecia con el perdón de prácticamente el 80% de su deuda soberana significó una pérdida de más de 4.500 millones de euros para Chipre.
La explosión de armamentos sirio-iraníes capturados y no destruidos por Chipre destruyó una de sus principales plantas generadoras de electricidad, afectando su producción.
Con el “bail in” se prestan a Chipre 10 mil millones de euros y se reestructuran sus dos bancos principales, también se obliga a los acreedores y a los depositantes con cuentas mayores a 100.000 euros a capitalizar en los bancos un 40% o más.
Además, ahora rigen medidas muy fuertes de control de capital con serios límites a los depositantes: los privados solo podrán disponer de 300 euros al día. Las cuentas de más de 100.000 euros parecen estar congeladas.
Las medidas reflejan equidad y viabilidad política. Pero, la Eurozona busca fortalecer políticas monetarias y bancarias comunes para evitar crisis futuras.
Con control de capitales un depositante de 100.000 euros congelados en un banco chipriota tiene una situación muy diferente a la que experimentaría con ese depósito en cualquiera otra plaza de la Eurozona.
Me recuerda nuestras distorsiones cuando para algunas cosas ¢8,60 compraban un dólar, pero para otros fines se necesitaban ¢20 o ¢60. Ojalá no volvamos a avanzar en esa vía de controles.

Miguel Ángel Rodríguez