Zelaya critica la mediación de Arias
Enviar
Zelaya critica la mediación de Arias
Mandatario depuesto de Honduras pone en manos de Estados Unidos el fin del golpe

México
EFE

Manuel Zelaya, depuesto presidente de Honduras, acusó ayer al mandatario costarricense, Óscar Arias, de ser “suave” en su mediación con los golpistas hondureños, y puso prácticamente en manos del Gobierno de Estados Unidos la vuelta a la normalidad democrática en su país.
Zelaya cumplió ayer el segundo día de una visita a México, en atención a una invitación que le hizo el mandatario mexicano, Felipe Calderón, como parte de su campaña internacional para exigir la restitución en el cargo, y aseguró que se le está “acabando la paciencia”.

“Independiente de la buena fe de Óscar Arias, que se ganó el Premio Nobel de la Paz, creo que ha tratado con mano suave y mano blanca a los golpistas, y que ya llegó el momento en que empiece a apretar”, señaló.
Zelaya hizo esta afirmación durante un evento de solidaridad con su causa, promovido en el Teatro Ciudad de México por una serie de organizaciones sociales mexicanas, y al que asistieron unas quinientas personas.
El gobernante, quien dijo “reconocer el esfuerzo de la comunidad internacional”, explicó que cuando Hillary Clinton, secretaria de Estado de Estados Unidos, le propuso a Óscar Arias como mediador lo aceptó, “porque quería que Estados Unidos tomara un papel protagónico”.
“Muchos de los actores fundamentales del golpe de Estado en Honduras no surgieron del Gobierno de Barack Obama, pero sí de los halcones en Washington que lo promovieron”, denunció.
Se trata de “grupos de altísimos conservadores en Washington que hablan de democracia al interior y para fuera promueven dictaduras y actividades casi terroristas”, dijo.
A su juicio, los golpistas “están derrotando a los presidentes de América Latina, que no han podido revertir el golpe, y a Estados Unidos, al que, aunque ha tomado medidas, todavía le falta suficiente acción”.
El gobernante depuesto aseveró que su derrocamiento ha revelado la “debilidad de la comunidad internacional”, aunque destacó el hecho de que la situación de Honduras haya sido condenada por los 192 países miembros de la Asamblea General de Naciones Unidas.
Durante la mañana de ayer, el mandatario hondureño fue reconocido como huésped distinguido de Ciudad de México, y recibió las llaves de la urbe de manos del alcalde del Distrito Federal, Marcelo Ebrard.
Además del homenaje que le brindaron las organizaciones sociales, en la tarde asistió a una sesión de la Comisión Permanente del Senado mexicano, donde defendió que los golpes de estado sean considerados delitos de lesa humanidad.
Sin embargo, Zelaya dio a entender que la solución del golpe en Honduras depende del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.
Si “realmente” Obama quisiera, “en forma sincera, revertir ese golpe, esos golpistas tardarían cinco minutos porque la economía de Honduras, todas nuestras actividades militares comerciales y de migración, dependen de Estados Unidos”, dijo.
“Vamos a ver hasta dónde es la sinceridad, la fuerza y la convicción democrática que tiene” el presidente estadounidense, insistió el político, quien dijo estar viviendo de la caridad de otros Gobiernos.
En este sentido, Zelaya consideró que será importante la reunión que sostendrá Calderón con Obama en el marco de la cumbre anual de la Alianza para la Seguridad y la Prosperidad de América del Norte (ASPAN), que se celebrará en Guadalajara entre el 9 y el 10 de agosto.

Ver comentarios