Enviar
UE aumenta presión sobre Irán

Los países de la Unión Europea (UE) incrementaron ayer su presión sobre Irán con una nueva ronda de sanciones contra su programa nuclear y pactaron seguir endureciendo su postura con nuevas medidas destinadas a dificultar la financiación del régimen, incluidas sobre el petróleo.
Los ministros de Exteriores de los Veintisiete añadieron ayer 180 entidades e individuos a su lista de sancionados por vínculos con el desarrollo atómico de Teherán, en un movimiento preparado durante semanas para responder al último informe del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).
Ese documento, que acusa a Irán de haber trabajado en la tecnología necesaria para fabricar armas nucleares, ha convencido a la UE de la necesidad de ir más allá de esas sanciones diplomáticas y atacar a la economía iraní para forzar al gobierno a cooperar.
Así, los ministros acordaron por escrito trabajar en nuevas medidas con el fin de "afectar severamente al sistema financiero iraní y a los sectores de los transportes y la energía".
"El detalle de lo que exactamente se hará va a ahora a los expertos técnicos, que decidirán qué es lo que funcionará, qué es apropiado para los Estados de la Unión Europea y qué efecto tendrá en Irán", explicó al término del encuentro la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton.
Varios países, con Francia a la cabeza, reclaman con insistencia un embargo europeo a las importaciones de crudo iraní, una medida a la que por ahora se resisten otros socios que temen el impacto que podría tener en su suministro.
El petróleo iraní representaron en 2010 únicamente un 5,7 % del total importado por la UE, pero su proporción es mucho mayor en países como España, Italia o Grecia.
En el caso español, Irán fue el pasado año el primer suministrador de crudo (14 % del total), según datos de la Comisión Nacional de la Energía (CNE).
En este sentido, la ministra española en funciones de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, reconoció que si las restricciones sobre el petróleo iraní se hubieran adoptado "hoy" y "hubieran entrado en vigor mañana", quizás "hubieran provocado algún tipo de disfunción en el flujo comercial de crudo" en el país.
"Si trabajamos para que esto se produzca dentro de un par de meses, tenemos mecanismos alternativos para poder buscar una solución y que esto no sea perjudicial para los intereses de nuestros propios países", aseguró.
De hecho, según varias fuentes, no fue España sino Grecia quien principalmente frenó una postura más agresiva.

Bruselas/EFE
Ver comentarios