Enviar
Otra empresa también distribuyó implantes PIP años atrás
Más ticas tendrían siliconas cuestionadas
 

La cantidad de mujeres que portan siliconas de la cuestionada marca francesa Poly Implant Prothese (PIP) sería mayor a la estimada en un principio, ya que una segunda empresa importó estos dispositivos años atrás en nuestro país.
Hasta el momento se conocía el caso de Biocare Medical, que comercializó unos 750 implantes mamarios a hospitales y clínicas privadas y otros 370 a la Caja Costarricense de Seguro Social. Ahora debe agregarse a Medsurgical Costa Rica, actual distribuidor de las marcas Eurosilicone y Motiva.
A solicitud de varios clientes privados esta empresa importó de otros países una pequeña cantidad de estas prótesis entre 2003 y 2006, cuando no existía el registro sanitario del Ministerio de Salud para este producto, por lo que el proceso se realizó a derecho.
“Estamos recabando toda la información pero estimamos que no sobrepasan los 80 casos anteriores a 2006. Acerca de a quienes se los vendimos, esos datos son confidenciales pero serán entregados al Ministerio de Salud en cuanto se tengan”, expresó Marco Chacón, gerente regional de la empresa.
Medsurgical lanzó en alianza con el fabricante de los implantes Motiva en la zona franca del Coyol de Alajuela, un programa de asistencia al paciente, donde hará un descuento del 50% en un nuevo par de implantes de esta marca para reemplazar los PIP.
Medsurgical también distribuyó implantes PIP en Guatemala, Nicaragua y Panamá, donde ha promovido su programa de extracción y cambio de las prótesis, se encuentren dañadas o no.
Según datos de la Asociación Costarricense de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva, la mitad de los 46 especialistas inscritos, habrían utilizado los implantes PIP sobre todo en cirugías estéticas de aumento del busto.
Mientras tanto especialistas en cirugía reconstructiva de los hospitales San Juan de Dios, Calderón Guardia y México continúan con la valoración de pacientes que desean someterse a la extracción y el reemplazo de estas prótesis, después de haberse sometido a una extirpación de senos.
Por su parte, los cirujanos plásticos que colocaron estas prótesis con fines estéticos, iniciaron la revisión de sus pacientes de forma gratuita, aunque no recomiendan su extracción o reemplazo a menos de que estas se encuentren dañadas.
Los implantes PIP han sido cuestionados en diversos países, después de conocer que se pudo utilizar silicona industrial y aditivos para carburantes durante su fabricación entre 2006 y 2010, lo que elevaría las posibilidades de romperse y contaminar a las pacientes que los portan.
Para evitar el daño en alguna de las prótesis, los especialistas recomiendan evitar malos hábitos como usar un sostén de una talla inferior o dormir boca abajo, así como vigilar su estado frecuentemente.

Johnny Castro
[email protected]

Ver comentarios