Logo La República

Miércoles, 21 de noviembre de 2018



GLOBAL


Lucha iniciada por caso Apple-FBI tardará años en solucionarse

Bloomberg | Jueves 14 abril, 2016

Tras adquirir una herramienta informática para entrar en un iPhone 5c utilizado en el mortal ataque terrorista de San Bernardino, California, en diciembre, la FBI descartó una causa judicial contra Apple. Bloomberg/La República


 El caso de Apple versus FBI fue solo el principio: El debate entre la privacidad y la ciberseguridad se prolongará por años.
Mientras el gobierno batalla con poderosas corporaciones, aparecen nuevas formas de ataque de piratas informáticos, según David DeWalt, máximo responsable ejecutivo de FireEye.
“Actualmente existen corporaciones que, por primera vez en la historia, son tan poderosas como Estados Unidos”, dijo DeWalt en una entrevista en Washington.
“Los Apples, los Googles y los Microsofts del mundo se han vuelto tan grandes, tan poderosos, que sus reservas monetarias y su capacidad de hacer presión es tan grande -si no mayor- que el gobierno más importante del mundo”.
FireEye, con sede en Milpitas, California, ofrece sistemas de protección contra malware y amenazas de la red para 4.400 clientes en 67 países. Este año, el banco central de Bangladesh contrató a la compañía para investigar el robo de más de $100 millones realizado por hackers.
En Estados Unidos, la compañía ha detectado un repunte en casos de extorsión cibernética en los últimos meses, dijo DeWalt.
Las empresas están cada vez más “polarizadas” en cuanto a cómo responder a las solicitudes de datos presentadas por el gobierno y en acatar una ley con la que no están de acuerdo, dijo DeWalt en la entrevista el martes.
DeWalt dijo que se siente preocupado por el hecho de que muchas compañías parecen poner las ganancias sobre su deber de ayudar en materia de seguridad nacional.
“Considero que ese balance entre responsabilidad corporativa y capitalismo está fuera de control”, dijo.
Tras adquirir una herramienta informática para entrar en un iPhone 5c utilizado en el mortal ataque terrorista de San Bernardino, California, en diciembre, la FBI descartó una causa judicial contra Apple.
Empresas como Facebook y Google se manifestaron a favor de Apple en dicha disputa.
Estados Unidos aún lucha por recibir ayuda de Apple para recuperar datos de un teléfono en Brooklyn, Nueva York, que perteneció a un traficante de drogas.
No habrá una resolución para la disputa sobre privacidad y seguridad por lo menos hasta que asuma el próximo presidente, dijo DeWalt.
El máximo responsable ejecutivo considera que todo esfuerzo del gobierno para exigir la divulgación de las vulnerabilidades de un producto que genera deficiencias o puertas traseras es un “tremendo error”.
Se espera que la legislación que está redactando el presidente del Comité de Inteligencia del Senado, Richard Burr, congresista republicano por Carolina del Norte, y la senadora senior del panel, Dianne Feinstein, congresista demócrata por California, incluya un requisito para que las empresas cumplan con las órdenes judiciales de asistencia para acceder a datos encriptados.