Los retos del ICE
Enviar
Los retos del ICE

Más allá de la discusión sobre la agenda complementaria del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, que agita las pasiones en la Asamblea Legislativa, la apertura del sector de telecomunicaciones es una realidad a la que debe irse acostumbrando la psique de la población nacional.
En un anuncio, que algunos podrían considerar tardío, el Instituto Costarricense de Electricidad dio a conocer sus intenciones de aprovechar las líneas celulares de la antigua tecnología TDMA para ofrecer el servicio de telefonía móvil prepago.
El objetivo del ICE es poner a la venta 100 mil soluciones prepago antes de junio de 2008.
Este tipo de servicio ha sido de gran aceptación en los mercados centroamericanos, y ha sido utilizado por las empresas de telecomunicaciones en las naciones vecinas como punta de lanza en sus estrategias de mercadeo desde hace bastantes años.
Turistas que podrían utilizarlas debido a que pueden traer su celular y adquirir una tarjeta para estar comunicados y hasta padres de familia con deseos de tener un mayor control sobre el uso de celular de sus hijos, están entre quienes encontrarán en este tipo de servicio una alternativa efectiva y beneficiosa.
Es hasta ahora, con el arribo inminente de nuevos competidores al país, que el ICE comienza a tomar las primeras medidas para ofrecer el servicio prepago a los costarricenses.
Para asegurar su supervivencia en un mercado abierto, el ICE, una de las organizaciones gubernamentales más queridas por los costarricenses, tendrá que disparar su competitividad por encima de la de sus potenciales rivales. Una meta que está perfectamente al alcance del Instituto.
El ICE es una empresa poderosa, responsable del desarrollo energético y en telefonía del país. El lanzamiento de los servicios prepago es una buena oportunidad para que el Instituto ejercite sus músculos y agilice sus movimientos, para que la competencia no lo encuentre desprevenido.

Ver comentarios