Enviar
Sábado 2 Noviembre, 2013

Por ahora, la propuesta vital del turismo está en el papel. ¿Se hará realidad? Los candidatos ya expusieron. Elijamos bien, por favor


Los candidatos presidenciales y el turismo


CANATUR (Cámara Nacional de Turismo) convocó a algunos candidatos a la presidencia para escuchar la propuesta “Visión del Turismo al 2023”, liderada por Roberto Artavia y avalada por el sector.
Lorena Vargas, presidenta de CANATUR, fue la primera en participar y lo hizo leyendo, sí leyendo, su presentación y dijo: “Al turismo le urge progresar, pero está cansado de la retórica política. Candidatos, queremos que sientan nuestra fragilidad y se ilusionen de nuestros sueños y como el sector público no ha tenido con nosotros la congruencia que merecemos, hoy Colombia y otros países competencia no solo nos han seguido los pasos, sino que nos han ganado terreno”.
Siguió Artavia con una propuesta bien aterrizada con la cual se pretende dinamizar el sector en un plazo de diez años y cuyo eje es convertir al turismo en una industria motor del desarrollo económico en Costa Rica, pero, ¿cómo? Será que deberíamos organizar la romería del turismo para pedir el gran milagro a la Negrita.
Según la OMT (Organización Mundial del Turismo), en 2022 el turismo será el 9,3% del PIB global, hoy en Costa Rica representa el 5% del PIB, por lo tanto, este sector no debe estar en la sala de espera y mucho menos en cuidados intensivos, padeciendo las enfermedades que provoca una inadecuada banca de desarrollo, la carencia de moderna infraestructura, falta de buena señalización, entre una larga lista.
Siguieron los candidatos invitados: Walter Coto llegó como si fuera para el tope y con un sí pelado respondió una pregunta del público provocando risas de pena ajena. Lo mejor fue cuando se le preguntó ¿cómo iba a lograr su propuesta de que el turismo pasara de tener ingresos de $2.200 millones a $3.200 millones?
La respuesta fue tan vaga como una lluviosa tarde de domingo. Si un aspirante a presidente tiene semejante juicio para escoger a su representante en un foro de tanta envergadura, se podría decir que si por la víspera se saca el día...
Otto Guevara: exposición inteligente, superó a todos en saberse al dedillo de lo que carece y padece el sector, pero cometió un gravísimo error, al decir que le va a meter cirugía al ICT, puesto que hirió susceptibilidades en uno que otro burócrata.
Rodolfo Piza presentó un discurso también inteligente aunque impregnado de la vieja forma de hacer política: respuestas basadas en promesas que se enredaban con demagogia. Lo valioso fue que aseguró aplicar la propuesta de Artavia, él y Guevara fueron los únicos dispuestos a ponerla en marcha al 100%.
Guillermo Solís, ecuánime, pero se notó que ni siquiera se había leído la Ley de Turismo, inclusive, aceptó no conocer sobre el tema pues en todo lo que atañe a este sector a Ana Elena Chacón le tocará llevar la batuta, sin embargo, a ella no la escuchamos.
Por ahora, la propuesta vital del turismo está en el papel. ¿Se hará realidad? Los candidatos ya expusieron. Elijamos bien, por favor.

Gail Fernández

Directora Revista Andar de Viaje