Enviar
Sábado 24 Octubre, 2009

Las muertes que podían evitarse

Tal y como ocurrió con la vieja estructura del puente de hierro sobre el Duero, un puente que tenía 116 años y cuyo fin era cumplir con el paso de carretas de bueyes, muy para nuestro pesar, el puente sobre el Tárcoles en la ruta entre Orotina y Turrubares cedió el jueves y se llevó la vida de seis personas. El Ministro del rango portugués, Jorge Coelho, dimitió en su momento. Al decir de los vecinos afligidos por la tragedia: “no hizo nada, solo decir mentiras, como vienen haciendo desde hace 20 años todos los gobiernos. Ahora parte de mi familia ha muerto. Todos sabíamos que el puente era muy peligroso, pero el Gobierno nos tiene abandonados. No existimos en el mapa. No somos nada”. Por aquí, la historia no es enteramente distinta, en el último año tanto la Municipalidad de Orotina como la de Turrubares pidió al MOPT en dos ocasiones reparar el puente que ha producido este drama humano. Tal parece, que aquí tampoco somos nada.

Pedro Oller