Enviar
"Hay empresas que viven del crédito"

• El sector privado teme que las consecuencias de una fuerte contracción del crédito entraben la actividad económica

Israel Aragón
[email protected]


El país se encuentra como entre dos paredes que avanzan en direcciones opuestas, acercándose una a otra.
Por un lado los bancos limitan el crédito producto de una acelerada colocación en años anteriores.
Por el otro las limitaciones de liquidez y temor al riesgo en el ámbito internacional dificultan conseguir créditos en el exterior. Al final, alguno de los dos muros tendrá que ceder antes de llegarse a encontrar.
Mientras tanto, el sector empresarial, que en algunos casos vive de obtener los activos que comercia a través de líneas de crédito, busca la manera de reducir costos y para sortear la crisis actual, que abarca cada vez más. Tal es el panorama que plantea Manuel Rodríguez, presidente de la Unión de Cámaras y Asociaciones de la Empresa Privada.

¿Cómo afecta al empresario la restricción del crédito?
El sector empresarial de Costa Rica históricamente ha recurrido al crédito externo para financiar sus materias primas y las importaciones, pues los costos son muy razonables y las compañías locales han gozado de líneas de crédito –que permiten a una compañía adquirir un bien y pagarlo luego- proveedores.
Pero la crisis internacional cerró la posibilidad de financiamiento externo. Fue entonces cuando las grandes y medianas empresas decidieron acceder sus líneas de crédito en el país, provocando que a las más pequeñas no les quedara nada.
Las empresas grandes sustituyeron parte del crédito que perdieron con préstamos locales, pero otra parte no la pudieron sustituir. Entonces estas, que a su vez daban líneas de crédito a sus socios minoristas, también debieron cortarlas. Ahora un pulpero que pagaba a plazos determinados debe cancelar de una vez. El crédito es lo que permite que estas empresas funcionen.

¿El sector afectado es el que trabaja con líneas de crédito, o hay empresas que pretenden crecer cuando se espera una contracción de la demanda y el Banco Central busca reducir liquidez?
No estamos hablando de crecimiento, sino de mantener la operación. Todos los sectores están haciendo despidos lo que no está todavía es cuantificado. Tenemos cero crecimiento de crédito para este mes en el sector industrial y el de comercio tiene problemas para los inventarios de diciembre. Si no hay con qué financiarse se hace necesario cortar costos, reducir inventarios. Ahí es cuando el producto final es el desempleo.

¿Pero el problema no es solo la falta de liquidez internacional sino el excesivo crecimiento del crédito en los últimos años?
No pedimos que se asuman más riesgos, sino que se adapte la legislación a las circunstancias. Por ejemplo, cada vez que una persona solicita una ampliación de plazo para pagar su deuda se le recalifica diferente, pues al no haber podido cumplir con el plazo de cancelación de la deuda acorado inicialmente ese crédito se considera más riesgoso. Esto es lógico en situaciones normales, pero lo que está pasando en el mundo y en Costa Rica no es normal, por lo que el plazo de esos créditos deberían ampliarse Aquí es donde las autoridades deben ser lo suficientemente flexibles.

¿Cuáles otras medidas faltan para atender la problemática?
El problema no son las medidas, el problema es lo tarde que se aplicaron, la forma y el momento en que se implementaron. Es como un carro que va a 180 kilómetros por hora en una zona de 80 y de pronto ve un tráfico.
La alternativa es que, al no encontrarse el sistema bancario en una situación igual a la de los países en crisis, perfectamente puede financiar. Hay componentes de inflación, es cierto, pero en realidad es sustituyendo créditos externos por créditos internos.

¿Hay casos en que los bancos han cerrado líneas de crédito?
El problema es que no se están girando las líneas de crédito, o si hay alguna abierta luego no giran los recursos. Hay casos las empresas necesitan girar su línea de crédito pero el banco dice no por no tener disponibilidad, a pesar de que existan contratos.
Otras empresas tienen certificados de inversión en el banco y solicitan parte de ellos por una situación imprevista, y tampoco se les dan.

¿Cuáles alternativas propone la Cámara?
Una de nuestras sugerencias es capitalizar los bancos, inyectarles recursos para aumentar sus activos y que puedan prestar más. Los recursos para esto se podrían obtener de instituciones extranjeras y los intereses que generen los préstamos que se den compensar los cobrados por los préstamos otorgados al país.
También se podría titularizar la deuda de los bancos, que en el caso de Costa Rica es bastante segura, y salir a venderla. Además el Banco Central puede utilizar recursos externos para sustituir líneas de crédito disminuidas.

Ver comentarios