Enviar
Tormenta causa primeras 11 víctimas en Haití
Hanna roza La Española

Luisiana sigue en estado de emergencia por los destrozos de Gustav


Puerto Príncipe/Santo Domingo
EFE

La tormenta tropical “Hanna rozó ayer la isla de La Española y causó sus primeras víctimas en Haití, donde once personas murieron en las inundaciones registradas por el fenómeno meteorológico, que también causó daños en la República Dominicana.
“Hanna, que amenaza con convertirse en huracán por segunda vez, se dirigía hacia el noroeste cuando, según los meteorólogos, se desvió algo hacia el sur y comenzó a descargar intensos aguaceros sobre La Española.
Las ráfagas de viento y los chubascos azotan desde anoche esa zona de la isla, donde Haití se llevó la peor parte cuando todavía trataba de iniciar su recuperación una semana después del paso del huracán “Gustav”, que dejó 76 muertos.
Del total de las víctimas de ayer, diez fallecieron en la ciudad costera de Gonaives (norte), que quedó completamente inundada, y otra más por el derrumbe de una casa en la zona oeste, explicó en una rueda de prensa la directora de Protección Civil, Alta Jean Baptiste.
Según las autoridades locales, Gonaives parece la región más afectada en el norte haitiano, aunque varios puntos del país su
frieron los efectos de “Hanna, que se convirtió en el cuarto huracán de la temporada y que ayer recuperó el estatus de tormenta tropical, aunque podría transformarse de nuevo en huracán en cuestión de horas.
En la República Dominicana, diez provincias y la capital del país, Santo Domingo, se encuentran en situación de alerta roja.
Una de las provincias más afectadas es la de Montecristi (noroeste), donde cuatrocientas familias que residen en el área de influencia de la presa de Maguaca fueron evacuadas por las intensas lluvias.
“Hanna, que redujo la velocidad de sus vientos de 110 a 100 kilómetros por hora, es una de las tres tormentas tropicales con potencial de convertirse en huracán que, junto a “Ike” y “Josephine”, amenazan de nuevo al Caribe y a Estados Unidos en el momento de más actividad de la temporada de ciclones en el Atlántico.
Mientras tanto, Nueva Orleans y el sur de Luisiana en Estados Unidos seguía ayer en estado de emergencia por el impacto del huracán Gustav, aunque con alivio al comprobar que los daños han sido menores de lo temido.
Los diques de Nueva Orleans aguantaron el embate de los vientos huracanados y de las marejadas gracias a que el Gustav s
iguió una trayectoria distinta al Katrina y por la mejora de la infraestructura de la ciudad.
Cientos de empleados de compañías eléctricas de Luisiana y de los estados limítrofes se echaron ayer a las calles para arreglar cuanto antes las líneas caídas que han dejado a más un millón y medio de personas sin electricidad.
Tanto el gobernador de Luisiana, Bobby Jindal, como el alcalde de Nueva Orleans, Ray Nagin, insistieron en que el peligro no ha pasado y recomendaron que la gente evacuada no regrese hasta el jueves, como mínimo.
Las plataformas de extracción de petróleo y gas natural del Golfo de México y las refinerías de crudo de toda la región no han sido muy dañadas y como consecuencia de ello el precio del petróleo bajó ayer en todos los mercados.
Ver comentarios