Enviar
Resto del istmo reporta menos casos y muertes por la influenza pandémica
Gripe A golpea con mayor fuerza a costarricenses
Altas cifras obedecen a una mejor vigilancia y un registro eficiente, aducen autoridades de Salud

A pesar de que Costa Rica es el país de Centroamérica que más invierte en su sistema de salud, ha sido el más golpeado por la influenza A H1N1.
Costa Rica registra la mayor cantidad de casos y muertes por esta enfermedad en la región, de acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS).
Hasta el viernes el Ministerio de Salud reportaba 1.018 personas con la gripe y 31 fallecimientos confirmados.
Mientras, El Salvador, una de las naciones donde la población se enfrenta a la escasez de medicamentos y a que la calidad de la atención no es la mejor, solo registra 15 muertes y 684 contagiados.
Las altas cifras obedecen a que nuestro país cuenta con un mejor sistema de vigilancia y un registro más eficiente, aducen las autoridades de Salud locales.
“Desde que se dio la alerta, Costa Rica reactivó de inmediato el sistema de vigilancia de la influenza. Eso no pasó en los otras naciones”, explicó Roberto del Aguila, asesor de epidemiología de la OPS.
A su juicio, el hecho de que Costa Rica cuente con un laboratorio especializado para realizar las pruebas y que los reportes se realicen mediante los hospitales de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), permite un registro eficiente.
En tanto, en El Salvador se tuvieron que gestionar recursos para un laboratorio especializado para el diagnóstico, debido a las limitaciones que enfrentan.
“El sistema de vigilancia ha permitido captar a las personas con la influenza en los hospitales. En otros países, los reportes los hacen las autoridades de Salud, de los hospitales y hasta las fuerzas armadas”, explicó al respecto Del Aguila.
Para el epidemiólogo al existir hasta tres grupos organizados reportando una misma situación se vuelve menos eficiente el proceso de recopilación de informes. Esto provoca un subregistro de los casos, tal y como sucede en Guatemala.
“Cada caso que aparece es reportado. Eso no sucede en otros países, donde incluso existe un subregistro de hasta un 50% y con proporción de causas de mortalidad ignoradas o mal definidas al 10%”, dijo María Luisa Avila, ministra de Salud.
En ese país, hasta los médicos le recriminaron al Ministerio de Salud respectivo la deficiente vigilancia epidemiológica. Hasta el momento, Guatemala reporta 680 casos confirmados y diez personas fallecidas.
“Las autoridades se han dormido en el combate de la influenza A. La recopilación es burocrática y tardía, pues debería procesarse en ocho horas como mínimo, y no en dos semanas, como se hace actualmente”, dijo Luis Cruz, neumólogo y experto en enfermedades respiratorias a La Prensa Libre de Guatemala.
LA REPUBLICA trató de conocer la versión de Celso Cerezo, ministro de Salud de Guatemala, pero no respondió las consultas enviadas

Yessenia Garita
[email protected]
Ver comentarios