Esfuerzo antipiratería de Microsoft enoja a IBM y HP
Enviar
Esfuerzo antipiratería de Microsoft enoja a IBM y HP

Microsoft Corp. está respaldando proyectos de ley antipiratería en una docena de estados estadounidenses, lo que enfrenta al mayor fabricante mundial de software con fabricantes y minoristas que dicen que las medidas podrían alterar sus cadenas de abastecimiento global.
Los legisladores del estado de Washington, donde Microsoft tiene su sede central, el 5 de abril aprobaron un proyecto de ley que dejaría a las compañías expuestas a pagar $250 mil por daños y perjuicios ante cada violación de piratería cometida por un proveedor.
La ley, que Microsoft considera un modelo para otros estados, tiene por finalidad frenar la piratería mundial que en 2003 le costó a la empresa y a otros fabricantes de software $51 mil millones en facturación perdida, según Business Software Alliance.

Las medidas despertaron el rechazo de compañías como Hewlett-Packard Co., General Motors Co. e International Business Machines Corp. Estas dicen que les preocupan los juicios y tener que invertir tiempo y dinero en supervisar a sus proveedores.
“Aunque damos nuestro pleno apoyo al objetivo de evitar la piratería del software fuera de los EE.UU., las nuevas leyes que alientan los litigios contra los fabricantes de aquí son una mala política”, dijo en un correo electrónico Rachel Decker, portavoz de Hewlett-Packard, que tiene su sede central en Palo Alto, California.
“Los fabricantes de nuestro país, compañías que son vitales para el empleo y el crecimiento económico de los Estados Unidos, no deberían verse obligados a librar las batallas de Microsoft.”
Hewlett-Packard, GM e IBM tienen cientos de proveedores que les suministran componentes, según Stan Aronow, director de investigación de Gartner Inc., firma de investigación de tecnología de Stamford, Connecticut.
Las tres empresas tienen una cantidad “significativa” de proveedores en el extranjero, dijo en una entrevista.
La piratería en otros países, en especial en China, le cuesta a Microsoft, con sede en Redmond, Washington, miles de millones de dólares todos los años, dijo en una entrevista John Gantz, analista de la firma de investigación de tecnología IDC.
La compañía colaboró con la policía china en operaciones encubiertas y firmó acuerdos para instalar paquetes de Windows en computadoras personales vendidas en China, explicó.
La ley de Washington “les da una herramienta más para presionar a las compañías chinas a que usen software legítimo”, dijo Gantz.
El proyecto de ley, que ahora está siendo analizado por la gobernadora Christine Gregoire, habilita a las empresas o al procurador general del estado a demandar a las compañías por utilizar tecnología robada y a pedir órdenes judiciales para impedir que los infractores vendan productos en el estado.
Se aplica a empresas con más de $50 millones de facturación y a tecnología robada por valor de $20 mil como mínimo.
“Creemos que este tipo de ley es de importancia decisiva”, dijo la asesora jurídica adjunta de Microsoft, Nancy Anderson, en una entrevista. “El robo de tecnología estadounidense hace que las empresas de los EE.UU. pierdan cientos de miles de puestos de trabajo.”

Washington.

Ver comentarios