Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 31 Julio, 2013

Si en la elección de 2010 el PLN duplicó en votos a los otros partidos, estos no han propuesto ahora nada que produzca un viraje en el comportamiento del electorado


Pizarrón

Después de mí, el diluvio

Esta frase del Rey Luis XV, en la Revolución Francesa, presagiaba la idea de que sin él el mundo se caería, cayéndose únicamente su cabeza.
Así parece que piensan los líderes (?), dirigentes (?), Comités Políticos (?) de las fuerzas (?) políticas (?) que participarán en las elecciones del 2 de febrero de 2014, que hoy, 31 de julio, cierra el plazo para establecer coaliciones políticas en la posibilidad de derrotar al Partido Liberación Nacional (PLN) y a su candidato Johnny Araya.
Ninguna fuerza o partido político, grupo de ciudadanos interesados en participar en la elecciones con afán de ganarlas, puede alegar desconocimiento de este plazo, porque así está establecido desde diciembre. De hecho pareciera que todos actuaron como Luis XV, pero lo único que ha caído hoy son sus cabezas como dirigentes, pensando cada grupo que son suficientes por sí mismos para derrotar al PLN o elegir algún diputado. Están totalmente equivocados.
Si en la elección de 2010 el PLN duplicó en votos a los partidos que participaron en esa contienda, esos partidos, que repiten para las elecciones de 2014, no han hecho ni propuesto nada que produzca un viraje en el comportamiento del electorado nacional…ni bulla.
Podrá decirse lo peor y criticarse a la saciedad al gobierno de Laura Chinchilla, pero es el gobierno de la República, el que de muchas maneras llega a los ciudadanos en todo el territorio nacional y sus comunidades, que tiene más del 80% de las alcaldías en su poder, que maneja más del 80% de todos los órganos de elección popular del país, tiene la mayoría en las instituciones del Estado, es el que ejecuta el Presupuesto Nacional… Al final de su gestión, aunque no me lo crean, la gente va a ser generosa con la presidenta Chinchilla.
Todas las encuestas validan hasta hoy que el PLN ganará el tercer gobierno seguido. Johnny Araya es el más fuerte candidato presidencial sin un rival que lo amenace seriamente. Ni siquiera chista. Nadie del PLN se le ha ido. Al contrario, han regresado a trabajar por Johnny y el PLN quienes se habían ido, de allí el desastre del PAC y del Libertario en parte, porque de este también se le regresaron electores al Partido Unidad Social Cristiana que sigue en importancia, que emergió como el ave Fénix, con la fórmula presidencial del Dr. Rodolfo Hernández y el Dr. Rodolfo Piza, que le da solidez y brillantez a esa propuesta como alternativa electoral.
El PLN no se amenaza con personas salidas del propio PLN. Lo más cerca de esa situación fue la elección de 2006 cuando dos liberacionistas se enfrentaron, Óscar Arias y Ottón Solís. Para el 2006 el PLN postuló a Óscar Arias con la certeza de que era en ese momento el único en capacidad y liderazgo de encabezar el PLN con posibilidad de ganar la elección, por la crisis política que se vivía, como sucedió. Su gobierno, más allá de cualquier otra consideración, produjo un resultado en votos a favor de su candidata que elevó el porcentaje electoral del PLN del 40% casi al 48% y duplicó en votos a todos los partidos participantes en 2010.
La crisis no está en el gobierno ni en el PLN, está en los grupos y partidos de la oposición cuyos interlocutores o candidatos exliberacionistas quieren dar la sensación que entre liberacionistas está el juego… del cual solo el PLN sale ganando.
 

Vladimir de la Cruz