Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



GLOBAL


Derrota de Clinton ante Sanders revela debilidad de su mensaje

Bloomberg | Jueves 11 febrero, 2016

Si Clinton esperaba que todo terminara pronto para ahorrar energías y dinero para el otoño, Sanders casi con seguridad le negó eso en Nuevo Hampshire. AFP/La República


 La paliza que le dio Bernie Sanders a Hillary Clinton en Nuevo Hampshire probablemente no le cueste la nominación pero es un incómodo recordatorio de las debilidades de Clinton como candidata, su mensaje a menudo confuso y lo fuera de sintonía que está con sectores clave de la base demócrata.
El estado que le dio el triunfo a Bill Clinton en 1992 y salvó la campaña de Clinton en 2008 envió un mensaje totalmente distinto el martes a la noche.
En la segunda contienda consecutiva, no fue Clinton sino Sanders, un socialista blanco de 74 años y hombre, el que se montó en una ola de descontento antiestablishment juvenil y populista.
“Lo que comenzó la semana pasada en Iowa, lo que los votantes confirmaron esta noche aquí en Nuevo Hampshire, es nada menos que el principio de una revolución política”, dijo Sanders en su discurso de victoria.
El camino de Clinton a la candidatura debería despejarse de ahora en más, en tanto la competencia se traslada al sur y al oeste.
Pero Sanders la derrotó en New Hampshire de forma muy parecida a como Barack Obama la venció en todo el país en 2008: hablándoles a sectores de un Partido Demócrata que lo veían a él como el futuro y a ella como el pasado.
Ese problema sigue presente para Clinton cuando la campaña deje atrás Nuevo Hampshire.
Y podría persistir aun cuando Clinton obtenga la candidatura demócrata y se enfrente a un candidato republicano en el otoño, desencuentro con sectores de su partido que Clinton no ha podido solucionar en los ocho años que pasaron desde su última campaña.
“Esta es la primera visión que tenemos del Partido Demócrata post-Obama”, dijo Dante Scala, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Nuevo Hampshire.
“Cuando oímos a Bill Clinton lamentarse diciendo: ‘Este no es el Nuevo Hampshire que yo conocí’, es revelador.
Hay mucha energía, disenso y frustración contenidos, y Clinton es una especie de infeliz portadora de la antorcha de la continuidad, y ahora está pagando las consecuencias”.
“Hay nuevos jugadores en la cancha”, continuó. “Y ocho años pueden ser una vida en la política, y hay grietas en el Partido Demócrata que están pasando a primer plano”.
El segmento de debilidad más preocupante para Clinton podría ser el de los votantes blancos de clase trabajadora, opinó Scala.
“Quizá ocurra que Sanders solo atraiga a los votantes de clase obrera de su patio trasero, de Nueva Inglaterra. Quizá no pueda atraer en el sur, en Ohio, en Michigan. Pero al menos le daría esperanza”.
Tad Devine, el principal asesor de medios de Sanders, dijo que cualquier margen superior a 15 puntos porcentuales es “una enorme victoria”, en especial dado que Clinton ganó las primarias de 2008 en Nuevo Hampshire.
“Eso los va a llevar a echarle una mirada a Bernie”, dijo sobre los votantes demócratas en las próximas competencias. “Es una demostración de fuerza para nosotros”.