Costa este lucha por recuperarse tras "Sandy"
El daño más espectacular en la ciudad fue el incendio que calcinó totalmente unas cien viviendas de Breezy Point, en el barrio de Queens. AFP/La República
Enviar

Costa este lucha por recuperarse tras “Sandy”

La región de Nueva York luchaba ayer por recuperar la normalidad tras la catástrofe que causó el paso de "Sandy", que ha dejado un reguero de caos, destrozos multimillonarios y al menos 20 muertos.
La noche del lunes al martes quedará en la memoria de los 19 millones de habitantes de la zona, que sufrieron vientos, inundaciones y pérdidas de electricidad a niveles récord.
Y ayer la región amaneció convertida en una enorme zona de guerra llena de inundaciones, edificios dañados, árboles caídos y propiedades e infraestructuras destruidas.
Casi cuatro millones de abonados de los estados de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut siguen sin electricidad, en algunas zonas no hay teléfono (los cables de ambos servicios fueron derribados por ramas o árboles caídos) e incluso ni agua potable.
La tormenta causó una "devastación inimaginable" en la costa de Nueva Jersey, dijo el gobernador de ese estado, Chris Christie, mientras que su homólogo de Nueva York, Andrew Cuomo, y el alcalde de la Gran Manzana, Michael Bloomberg, hablaron de "catástrofe".
La región ya sufrió el empuje, aunque menor, de la tormenta tropical "Irene" hace catorce meses.
Cuomo aseguró que el "heroísmo" de los servicios de rescate impidió que la cifra de víctimas fuera mucho mayor. Su estado sufrió 15 muertos, mientras que hubo tres en Nueva Jersey y dos en Connecticut.
En total, la cifra de muertos en EE.UU. es de al menos 29, a los que hay que sumar una mujer fallecida en Canadá el lunes y los más de 60 muertos que dejó "Sandy" en el Caribe la semana pasada, la mayor parte en Haití y Cuba.
Durante toda esta jornada, equipos de emergencia civiles y militares se han afanado, sobre todo en Nueva Jersey, en acudir a las zonas inundadas para sacar a la gente atrapada en sus hogares.
En una zona costera llena de ríos, islas, estrechos y canales, y con centenares de miles de viviendas construidas en zonas bajas o junto a las playas, la subida récord de las aguas tuvo las consecuencias destructivas que los meteorólogos y autoridades venían advirtiendo.
Las zonas suburbanas también se vieron muy afectadas. La caída de árboles no sólo causó la mayor parte de las víctimas, sino que derribó los cables del tendido eléctrico y telefónico, destruyó casas y automóviles o afectó al tráfico y la llegada de servicios de emergencia.
La ciudad de Nueva York está comenzando a recuperar algunos servicios, pero la vuelta a la normalidad en esta metrópoli de más de ocho millones de habitantes necesitará muchos días.
El daño más espectacular en la ciudad fue el incendio que calcinó totalmente unas cien viviendas de Breezy Point, en el barrio de Queens. Una zona que un residente comparó con Hiroshima tras la caída de la primera bomba atómica
"Todo esto es increíble", asegura a Efe Holly, una neoyorquina que teme que la recuperación de la ciudad será "muy lenta".
Ayer se reanudó el tránsito por los puentes, cerrados el lunes por los fuertes vientos, mientras que varios túneles siguen vetados al tráfico por las inundaciones.
El metro no podrá abrir en unos cinco días, ya que muchos de sus túneles están anegados.
"Sandy" causó "el caos" y "la mayor destrucción" en el transporte público de la ciudad en sus 108 años de historia, reconoció el responsable de la empresa MTA, Joseph Lhota.
Los barrios neoyorquinos de Manhattan y Brooklyn volverán a tener electricidad dentro de cuatro días, si bien tardarán "al menos una semana" en restablecer por completo el servicio a todas las áreas afectadas, según reconoció la compañía Con Edison.
Los aeropuertos internacionales J.F. Kennedy y de Newark reabrirán también hoy, mientras que La Guardia permanecerá cerrado debido a las inundaciones en sus pistas.

201210302317060.i22.jpg

Nueva York/EFE


 



 

Ver comentarios