Enviar

Aun en una economía abierta, como la que se busca para este país, la Caja sigue siendo indispensable y debe retornar a un funcionamiento incuestionable y a una atención médica de primera

Con la salud no se juega

Una piedra angular de la sociedad costarricense es la seguridad social. Sobre esto no hay duda.
Por ello, no cabe tampoco la menor duda de que las autoridades deben aplicar sin demora soluciones para evitar el desmoronamiento de la Caja Costarricense de Seguro Social. Una gravísima situación sobre la que llama la atención un titular de LA REPUBLICA ayer.
Aun en una economía abierta, como la que se busca para este país, la Caja sigue siendo indispensable y debe retornar a un funcionamiento incuestionable y a brindar atención médica en los centros de salud sin demora alguna y a la altura de los tiempos, es decir, con los profesionales, la tecnología y los recursos necesarios para ser de primera.
En el pasado así fue y hoy también puede serlo. Nada lo impide excepto la voluntad para hacerlo.
Lo único que se requiere es que las autoridades hagan de inmediato los cálculos necesarios y se tomen las medidas para no permitir más que los problemas señalados en la publicación de este medio sigan dañando a la institución y afectando negativamente a la población que no recibe por ello los buenos servicios que requiere y puede tener.
“Equipos obsoletos, pocas camas, mala gestión en el suministro de medicamentos, escasez de personal médico y técnico y una infraestructura vieja y enferma” son parte de las dolencias que señala nuestra nota y que tienen a los costarricenses sufriendo ante vergonzosas listas de espera para ser atendidos, lo que agrava sus dolencias o los pone a en riesgo de muerte.
Esta situación es inaceptable y las autoridades no deben seguir posponiendo la toma de decisiones para solucionar de raíz el problema. Cada costarricense con síntomas de algún padecimiento debe ser atendido de inmediato.
Los controles para prevención de enfermedades deben ser una realidad en todo el territorio nacional. Nuestro sistema de salud debe estar equipado con los últimos adelantos tecnológicos para que un buen diagnóstico oportuno no deje de hacerse por alguna carencia en este sentido.
La morosidad en el pago de las cuotas obrero patronales y cualquier otro factor que debilite a la Caja debe terminar de inmediato. Debe acabar la compra de servicios, para lo cual hay que adquirir sin demora los equipos necesarios para prescindir de ella. Esta y muchas otras fallas actuales solo demuestran que no hay la adecuada administración de una entidad sin cuyo aporte es impensable el desarrollo del país.
Nuestra mayor riqueza es nuestra gente pero estamos desatendiendo peligrosamente su salud. Fin a esta situación.
Ver comentarios