Enviar
Viernes 12 Diciembre, 2014

“Cuide a sus clientes, procure relaciones de largo plazo con ellos, porque un buen cliente, bien vale una vida”


Colaboración o compromiso

Cuánta diferencia encontramos en la aplicación práctica de estos conceptos y cuán importante para las pymes es contar con gente comprometida en serio que entrega su talento y plena voluntad al trabajo colectivo que como el agua pura, es fuente de vida para el negocio, lo arraiga con fuerza a sus valores y lo proyecta en el largo plazo.
Vemos carencias de esta virtud en instituciones, empresas y hasta en países enteros que se mueven lento, debido al esfuerzo mezquino de personas que encasillamos como simples colaboradores, para quienes es suficiente con aportar en forma limitada a la causa; las más de las veces, sin convicción ni deseo de pensar en cómo hacer mejor las cosas y ejecutar acciones que vayan más allá del manual de puestos y sean generadoras de valor para la organización.
“Cuide a sus clientes, procure relaciones de largo plazo con ellos, porque un buen cliente, bien vale una vida”, decía tiempo atrás para un programa de empresarialismo pyme, ejemplificando el sentido de compromiso. En esa misma línea de pensamiento, destaco la metáfora utilizada por el papa Francisco durante un encuentro con jóvenes emprendedores, para explicar lo que es comprometerse de vida entera.
Lo hacía, señalando la diferencia que hay entre el queso y el jamón como ingredientes de un buen emparedado. Decía el Papa que la vaca participa solo como un colaborador, limitándose a proveer la leche de la que se produce el queso que se requiere, mientras que el compromiso del cerdo es tal que entrega su vida, para obtener el jamón necesario para completar el sándwich.
Y pasa por ahí, la historia de países que en una generación han transformado su estructura productiva, asegurando su posición en la ruta del desarrollo y lo vemos también en organizaciones de todo tamaño y propósito que son exitosas, a base de un esfuerzo colectivo de vida que se asume sin reparo por las tareas que se deben atender, con la persistente intención de hacerlo bien, consistentes en su accionar y con la gracia de no perder luz en el rostro de su gente, siempre dispuesto a sonreír.
Como empresario en lidersoft.com, desde este espacio les doy las gracias por hacerlo bien, gracias por comprometerse en el trabajo y jugarse su vida profesional por aportar en forma determinante a consolidar un esfuerzo empresarial, pronto a cumplir dos décadas de servicio, en la industria del software de origen costarricense.
En cuanto a nuestro país, se le nota lo que le cuesta el sueño del progreso, porque retroceden nuestros índices en los campos de la economía, la seguridad, la cohesión social y principalmente porque (utilizando el mismo símil) se siguen observando “más vacas que cerdos”, gente dispuesta para colaborar pero no para comprometerse, sea por los privilegios gremiales que se disfrutan, por la poca voluntad de hacer más de lo que la ley del mínimo esfuerzo postula, o por simple apatía, esperando que “el hacer” sea asunto de otros.
Lo cierto es que “ la carreta sigue atascada en el barro” y si continúan siendo más, los que se suben en ella que los que tiran con fuerza para sacarla del fango, no lograremos enrumbar a la nación, por una senda de prosperidad.

Giovanny Portuguez
Empresario de software
www.connexis.wordpress.com