Logo La República

Viernes, 18 de septiembre de 2020



FORO DE LECTORES


Automatización de los ingresos en las organizaciones

Carlos Meléndez Alfaro [email protected] | Miércoles 19 agosto, 2020

Carlos Melendez

Es común encontrar en las organizaciones o empresas procesos de recolección de ingresos tediosos, lentos y costosos, tanto para el cliente como para la organización. Procesos obsoletos creados y heredados hace muchos años cuando la tecnología en manos de las empresas y clientes tenía menos capacidades que la de hoy. Esto ha creado lo que llamaría paradigmas en la recolección de ingresos. Como buen paradigma, está ahí sin que las personas lo perciban, hace que los participantes “se acostumbren al dolor” y el mismo se deje de percibir.

El paradigma actual: ¿Cómo ingresa el dinero a las organizaciones?

Algunos modelos de recolección de ingresos fuertemente posicionados hoy:

1. Recepción de dinero en efectivo: Este es el proceso más costoso e ineficiente de todos. El riesgo de asaltos, los altos costos de custodiar y trasladar el efectivo desde y hacia entidades financieras, así como las filas y la pérdida de tiempo (el activo más valioso), son el pan de cada día en este modelo operativo.

2. Apertura de cuentas en diversas entidades financieras para recibir dinero en efectivo vía depósitos o para recibir transferencias. Este modelo es hoy día más común de lo que pareciera, y presenta una falsa sensación de modernidad. Dentro de sus problemas están: la gran cantidad de personas que las organizaciones deben tener haciendo operativas manuales, conciliando las cuentas y gestionando todos los depósitos que se tienen sin identificar su procedencia. Clientes pagando comisiones de transferencias, enviando comprobantes a las organizaciones y reclamando inconsistencias, entre otras.

3. Conectividad con una o varias entidades financieras: este proceso es más cercano a algo aceptable: el pago y la aplicación de este en los sistemas de la organización, suceden al mismo tiempo en la mayoría de los casos. Sin embargo, la contratación del servicio es proceso tedioso y caro, el modelo es excluyente pues aplica sólo para los clientes que la organización y la entidad financiera tengan en común y finalmente, presenta limitantes en cuanto a cantidad y calidad de servicios que la organización quisiera tener. En este modelo, existe un intermediario que fija las reglas del juego: la entidad financiera.

¿Cómo podría ingresar el dinero a las organizaciones?

El nuevo paradigma se llama: comercio electrónico y ha estado presente por mucho tiempo. Sin embargo, existe un “momentum” en Costa Rica, en el que se tienen en la mesa todos los ingredientes para impulsarlo y hacerlo realidad. En este paradigma, no existen intermediarios: la organización y el cliente son los actores principales, y el medio para su interacción son las aplicaciones móviles y demás canales electrónicos de preferencia. Dentro de este paradigma, los modelos de recolección de ingresos preferidos son:

1. El cargo automático. Las organizaciones podrían mediante “un solo clic” recolectar los ingresos de todos los clientes, ya sean decenas, cientos o miles de ellos. Todo esto, sin importar en cuál entidad financiera tienen los clientes su cuenta. Bueno, en realidad este proceso podría ejecutarse sin necesidad del “clic”, pero para que se comprenda mejor la idea, dejémoslo con un clic. Y este nuevo paradigma o forma de pensar, sucede ya en la cotidianidad de diversas empresas. Un buen ejemplo que podría resultar familiar para muchos es el caso de Netflix. Todos los meses, los suscriptores de Netflix vemos el cargo en nuestra cuenta, o no lo vemos, pero ahí está.

2. El pago en aplicaciones móviles o canales electrónicos creados por la organización. Tiene la gran ventaja de que el cliente decide cuándo y cómo pagar, y recibe una serie de servicios adicionales (previamente orquestados por la organización), para que pueda acceder a información valiosa, hacer gestiones y comprar más productos y servicios.

Todo esto se ha logrado tradicionalmente mediante el uso de tarjetas de débito o crédito, y más recientemente, mediante cargos a cuentas IBAN por medio del SINPE, una plataforma de servicios desarrollada por el Banco Central cuyo auge, crecimiento y diversidad de servicios aumenta de forma veloz. Este último, ha agregado características de seguridad no disponibles en el mundo de las tarjetas, que disminuyen el riesgo de fraude a la hora del pago, entre otras cosas.

Exponía anteriormente que Costa Rica cuenta con un “momentum” y con ingredientes requeridos para la puesta en funcionamiento de este nuevo paradigma en la recolección de ingresos. Cuáles son estos ingredientes:

1. Un alto porcentaje de usuarios tienen teléfonos inteligentes con acceso a Internet. Además, tienen acceso a computadoras o tabletas en sus casas u oficinas

2. Un ecosistema de empresas tecnológicas con productos disponibles y capacidad para desarrollar aplicaciones móviles y otros canales electrónicos. El sector TIC en Costa Rica ha demostrado tener capacidad de exportación y es reconocido en la región por su creatividad y capacidad.

3. Un ecosistema de pagos cada vez más sofisticado. Hoy día, algunas entidades financieras y Startups han creado nuevos servicios de cobro electrónico dignos de valorar para lograr la recolección de ingresos “en un clic”, y uso de API’s para aplicar cobros por SINPE y tarjetas. Esto es sin duda un primer paso en dirección de la “banca abierta”.

Los tiempos actuales llaman a todas las partes a reinventarse, a buscar el mejor servicio para los clientes y al mismo tiempo ser muy eficientes en los procesos y costos de las empresas. ¡Los invito a romper paradigmas!





© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.