Enviar
Argentina seguirá limitando exportación agrícola

Santiago
Bloomberg

Argentina no planea cambiar su política de restricción de las exportaciones agrícolas y tomará medidas para poner fin a la evasión impositiva por parte de los productores, según Ricardo Echegaray, el titular de la Oficina Nacional de Control Comercial Agrícola.
El Gobierno proyecta hacer permanente la política del ex presidente Néstor Kirchner de restringir las exportaciones de carne y granos y de asegurar que Argentina tenga un abastecimiento adecuado, dijo Echegaray.
Kirchner terminó su mandato en diciembre de 2007, tras lo cual lo reemplazó su esposa, Cristina Fernández de Kirchner.
Los productores rurales se oponen a los controles a la exportación porque estos los obligan a vender a precios más bajos al mercado interno. La política llevará a los productores a sembrar menos este año y a reducir las cabezas de ganado, dijo Ezequiel De Freijo, un economista de la Sociedad Rural, que representa a los grandes productores de Argentina. Echegaray dice que los productores no entienden la política del Gobierno.
“Argentina no puede ser el granero del mundo”, dijo Echegaray, haciendo referencia al papel que el país desempeñó durante la Segunda Guerra Mundial. “Si no tenemos maíz para forraje, no tenemos carne”.
El Gobierno solo permitirá que se exporten 7mil toneladas de maíz en lo que queda del año porque el remanente de la cosecha 2007/2008 se destina al mercado interno, dijo Echegaray. Argentina es el segundo productor de maíz del mundo.
La Oficina Nacional de Control Comercial Agrícola proyecta abrir 20 sedes en distintos lugares del país a los efectos de detectar a los productores que venden su producción en el mercado negro, señaló Echegaray.
El funcionario agregó que los productores no entienden el objetivo del Gobierno de convertirse en exportador de carne en lugar de exportar forraje como soja sin procesar.
Echegaray, de 42 años y oriundo del puerto de granos argentino de Bahía Blanca, está aprendiendo ruso para contribuir a mejorar las relaciones comerciales entre ambos países. Rusia es el principal comprador de carne argentina.
Los productores han protestado todo el año contra los controles gubernamentales a la exportación. El Congreso votó en julio contra una medida del Gobierno de aumentar los impuestos a la exportación luego de cuatro meses de huelga de los productores rurales.
Como consecuencia de la declinación de los precios, los productores están ahora en peor situación que cuando se enfrentaron al Gobierno por los gravámenes a la exportación, comentó De Freijo, de la Sociedad Rural.
“Los productores solo cubren los costos”, agregó De Freijo. “La próxima siembra les va a resultar muy difícil”.
La cosecha de trigo podría ser de solo 10 millones de toneladas este año, la menor en por lo menos 10 años, según datos de la Secretaría de Agricultura.
El dirigente agrario Alfredo de Angeli anunció la semana pasada una nueva huelga, de un solo día, el 10 de diciembre, para protestar contra las restricciones a la exportación.
Kirchner empezó a intervenir en los mercados agrícolas en diciembre de 2005, cuando el Gobierno logró que los supermercados acordaran un congelamiento de precios de los productos lácteos. La medida iba a tener una duración limitada y se sometería a una revisión en enero de 2006, según Felisa Miceli, que entonces era ministra de Economía.
Un mes después, el congelamiento de los productos lácteos se extendió un año y el Gobierno empezó a imponer limitaciones a la exportación de carne.
Ver comentarios