No más leña a ese fuego
Enviar

¿Por qué se ha hecho poco aún para digitalizar el funcionamiento de la Caja, con lo cual empezaría a haber transparencia?

No más leña a ese fuego

El hecho de que las acciones de un jerarca se inscriban dentro del marco legal del país, nada tiene que ver con que dichas acciones hayan sido equivocadas y hayan causado daño (y sigan causándolo) a la población y al funcionamiento de la institución que tiene o tuvo a su cargo.
El deber de actuar dentro de la legalidad ni siquiera debe mencionarse. Es la obligación de toda persona, haga lo que haga y esté donde esté.
El compromiso de un jerarca, en cambio, es administrar bien la institución que han puesto en sus manos. Pero no ha sido eso lo que hicieron en la Caja, sino lo contrario.

En las últimas administraciones, los jerarcas han sido responsables de haber contratado enorme cantidad de personal administrativo. Mientras tanto, hay un déficit de médicos que obliga a los asegurados a esperar meses o años para ser atendidos.
Tampoco hay la cantidad de equipo necesaria (y de última generación) y en vez de adquirirlos, como correspondía, se comenzó a pagar a empresas privadas por el uso de esos equipos. Con esto, sin duda, se han beneficiado estas, pero los asegurados han pagado las consecuencias porque esa compra de servicios resulta sumamente cara. De nuevo, mala administración.
Tampoco han cobrado esos jerarcas las cuotas obrero patronales como estaban obligados a hacerlo. A consecuencia de esa grave falta tenemos hoy problemas en las finanzas de la entidad. Si esos dineros se cobran como manda la ley habría lo necesario para plazas médicas, equipos y medicinas.
Los autores del descalabro actual de la Caja por mala administración, fueron nombrados por el Ejecutivo. Era este, pues, el llamado a pedir cuentas si lo estaban haciendo de modo equivocado, a menos que quisiera ser cómplice de los errores.
No se puede olvidar además que existe una junta directiva. Ahí no solo los representantes del gobierno sino también los de la empresa privada tuvieron y tienen responsabilidad que no pueden evadir de ningún modo.
¿Por qué se ha hecho poco aún para digitalizar el funcionamiento de la Caja, con lo cual empezaría a haber transparencia?
Si las juntas directivas llevaron a la institución a la crisis actual, junto a los jerarcas, las entidades encargadas del control deberían haber hecho pública la situación y la Caja debió ser intervenida de inmediato.
Ya los costarricenses no ignoran nada de lo acontecido. Seguir echando leña a ese fuego sería gravísimo.
La solución no tiene secretos: cobrar y administrar bien erradicando los focos de corrupción.


Ver comentarios