“Si no tuviera  manos creo que  pintaría con la boca”
La artista Flory Rojas • Fotos: Gerson Vargas / La República
Enviar

Hay muchísimas definiciones sobre lo que es y no es arte. Ese es un universo de posibilidades inagotable que para cobrar vida solo necesita de la mirada curiosa, de la necesidad de expresarse, del conocimiento de algunas técnicas para crear algo que esencialmente conmueve al extremo a su creador y luego, en diferentes medidas y formas a las personas que contemplen esa creación.

Y en el caso de Flory Rojas, una pintora universal que crea desde su ubicación en el planeta: cantón  de Zarcero, Provincia de Alajuela, Costa Rica, ella lo tiene clarísimo “Pinto lo que me nace del alma, del corazón. Es una comunicación conmigo misma. Hay gente que decide lo que quiere hacer en la vida. Otros, como yo, nacemos ya con esa alegría de hacer algo, de crear. Y soy feliz así. Cuando pinto un cuadro es porque a mí me encanta, le guste o no al público”, dice esta artista.

Rojas necesita expresarse por medio del hiperrealismo, fundado en los principios estéticos del fotorrealismo, un estilo surgido a mediados de los años sesenta, cuando la abstracción era más bien la tendencia dominante.

Los pintores y escultores hiperrealistas utilizan imágenes fotográficas como fuente de referencia pero para crear una representación más definitiva y detallada, capaz de transmitir y despertar emociones.

“Aprendí las técnicas de dos pintores” cuenta Flory Rojas, aunque prefiere no mencionar sus nombres.

Para mí hacer esto es fácil, todo fluye. La diversión comienza cuando empiezo a detallar todo. El ver que hay por lo menos 20 tonalidades para llegar a hacer un ojo que luego parece mirarlo a uno aunque uno se mueva. Para llegar a lo que llamo el ojo común”.

Aunque ha experimentado varias técnicas la pasión de esta creadora incluye una preferencia por el óleo y también por usar pinturas de alta calidad que aunque ya no se consiguen en Costa Rica, según dice, ella compra en otros países.

Flory Rojas fue primero ceramista por 18 años, porque lo que ella siente es “una necesidad de expresión. Si no tuviera manos creo que pintaría con la boca o algo así porque lo que siento es una necesidad tremenda de crear”, enfatiza.

Fue a través de un sufrimiento experimentado en su vida, que Rojas llegó a comprender que lo que necesitaba era expresarse por medio del arte. Que ahí residía la clave de su felicidad. “Pero en  realidad mi carrera no fue fácil. No lo es salir de Zarcero al resto del mundo” explica la artista cuyas obras hoy se difunden entre otras formas a través de la labor que realiza la Mondial Art Academi, de Francia, una entidad dedicada a difundir obras de gran calidad, de artistas que no hayan logrado darse a conocer aún.

El embajador de Mondial Art Academi en Costa Rica, Armando Fallas, fue quien descubrió las creaciones de Rojas y la contactó para realizar todo el proceso de ser evaluada y aceptada por esa entidad, que difunde, por medio de grandes exposiciones, las mejores obras que encuentra. “Lo cual no es fácil porque la curaduría es muy estricta, pero es así como por medio de mis pinturas puedo hacerle ver a los costarricenses y al resto del mundo la maravilla que tenemos en nuestra flora y fauna”, agrega Rojas.

Las obras de esta artista, pueden disfrutarse durante todo este mes de abril, en la sala de exposiciones del Instituto Nacional de Aprendizaje, INA, en su sede central, en La Uruca, de lunes a viernes.

Continúa así el INA la especial y valiosa labor que - desde hace 20 años - lleva a cabo, de acercar al arte a  sus estudiantes y al público en general, despertando en ellos mayor sensibilidad y noción de creatividad, de innovación.

Así lo ve también Flory Rojas, quien desea enviar  un mensaje a los padres de familia: “en la sociedad de hoy, tan conmocionada, y llena de violencia lo mejor que pueden hacer los padres es sensibilizar a los niños por medio del arte”.

 

Carmen Juncos y Ricardo Sossa

Editores jefes y Directores de proyectos

[email protected]

Ver comentarios