Enviar

La elección de un presidente no es tarea sencilla; las personas responsables se informan, tratan de conocer a fondo al candidato, el plan de campaña y eso les permite defender al de su preferencia. Empecemos por entender, qué es el voto, según Wikipedia es la expresión de una preferencia ante una opción. Dicha expresión puede pronunciarse de manera pública o secreta, según el caso. Entonces, el voto es una elección. ¿Correcto?, lo que quiere decir que todos los días “votamos”, cada vez que elegimos algo que comprar, algo que decir, ver o escuchar; votamos por una opción.

Desde mi punto de vista si somos votantes, también somos candidatos, estamos postulados como pareja, como colaboradores y profesionales, como competidores, como madres y padres, como amigos y como personas. Y por ende, deberíamos caminar por la vida con todo el conocimiento de nosotros mismos, de lo que soy capaz y de lo que no, de mis fortalezas y debilidades, de lo que me gusta y lo que no, de lo que estoy dispuesto a negociar y lo que ni siquiera pondré como tema; y así, cualquiera que llegue a debatir con nosotros o contra nosotros, encuentre un “candidato” preparado, con plena confianza de quién es, especialmente los puntos débiles, para que nadie pueda usarlos en nuestra contra.


Es difícil votar por uno mismo. ¿Verdad? Se nos hace más fácil reconocer las capacidades ajenas, pero no de cualquiera, si no de la gente que apreciamos o admiramos, cuando es sobre ellos, es súper sencillo hablar de lo linda que está Sofi, de lo buena madre que es Gaby, admitir lo mucho que estudia Vivi, la disciplina de Adrián o la maravilla de esposo que es Victor, ¡VOTAMOS POR ELLOS!. Pero, ¿Sobre nosotros?, ¿Nos amamos suficiente para hablar así?, ¡NO!, no nos amamos suficiente; si dependiera de nosotros un “gane”, no conseguiríamos un solo voto.

¿Hasta cuando vamos a votar por los demás? Votemos por nosotros mismos, levantémonos todos los días con la decisión de votar correctamente, entendamos que podemos votar por la sociedad que nos juzga, la familia que nos humilla, los recuerdos que nos atormentan, nuestro físico que nos limita o “POR MI”, el único ser vivo que sabe lo que siente, lo que vale, lo difícil que es andar con este cuerpo que a veces no me encanta, lo complicado que es  luchar contra mis “fantasmas” y lo que ha costado llegar hasta aquí.

Si me preguntan, hoy voto por mí, por la mujer imperfecta que lucha contra sus miedos e inseguridades, que conoce muy bien sus defectos y puntos débiles; No siempre gano las “elecciones”, a veces pierdo por decisión propia y otras me ganan, pero esa es la vida, y estoy lista para defender mi “candidatura”, pública y secreta, como mujer, como profesional, como hija, como amiga, como esposa, como ser humano. Y así, #soloporhoy, gano de nuevo.

Y usted, ¿POR QUIÉN VOTA?

Ver comentarios