Trump se compromete a apoyar a Afganistán sin plazos definidos
La decisión representa un giro para Trump, quien durante la campaña electoral reconoció solo a regañadientes la necesidad de la presencia estadounidense en Afganistán y prometió eludir los enredos militares. Bloomberg/La República
Enviar

El presidente Donald Trump ha anunciado un compromiso abierto con Afganistán por el cual destinará otros 4 mil efectivos estadounidenses al conflicto más prolongado del país y mantendrá allí las fuerzas estadounidenses todo el tiempo que sea necesario para negar un refugio a los terroristas y llegar a un acuerdo político con los talibanes.

La decisión representa un giro para Trump, quien durante la campaña electoral reconoció solo a regañadientes la necesidad de la presencia estadounidense en Afganistán y prometió eludir los enredos militares y la construcción de Estado en el exterior para concentrarse en los recursos internos.

“Nuestro país debe buscar un desenlace honorable y duradero digno de los tremendos sacrificios que hemos hecho, las consecuencias de una salida rápida son a la vez predecibles e inaceptables”, dijo Trump en un discurso televisado al país desde la base de Fort Myer Army en Virginia.

Trump es ahora el tercer presidente que enfrenta la dificultad de cómo salir de Afganistán, un país asolado por facciones étnicas, religiosas, culturales y tribales amplificadas por potencias extranjeras como Estados Unidos así como también sus vecinos Pakistán y Rusia. Esa mezcla ha puesto obstáculos a los ejércitos extranjeros durante siglos.

Trump rehusó especificar el número de efectivos que Estados Unidos tendría en Afganistán o detalles sobre los criterios que se emplearían para determinar el éxito. Pero su estrategia da luz verde a un plan del secretario de Defensa, James Mattis, destinado a aumentar el entrenamiento y el apoyo para el ejército afgano con una dotación de 4 mil efectivos más, un aumento del 50% en la presencia militar estadounidense actual. Mattis dio un comunicado, donde varios aliados estadounidenses también se comprometieron a aumentar la cantidad de efectivos.

Así como Trump ha dicho que China es la clave en otro prolongado dilema de política exterior estadounidense —persuadir a Corea del Norte de desmantelar sus programas nucleares— el enfoque del Presidente se propone transformar a Afganistán en un componente central de su estrategia.

“Ya no podemos quedarnos callados con respecto a los refugios seguros de Pakistán para las organizaciones terroristas, los talibanes, y otros grupos que representan una amenaza para la región y más allá, Pakistán tiene mucho que ganar asociándose a nuestro esfuerzo en Afganistán. Tiene mucho que perder si continúa albergando terroristas”, dijo Trump.

En lugar de una ruptura fuerte con la estrategia anterior estadounidense en Afganistán, Trump está realizando un ajuste que enfatiza tanto la presión diplomática y económica como el poder militar. No obstante, este enfoque se ajusta a un esquema que ha aparecido en la agenda de política exterior de Trump, de evitar la propensión de la administración Obama a fijar plazos o hitos para conseguir lo que Estados Unidos desea.

“Un pilar fundamental de nuestra nueva estrategia es el cambio de un enfoque basado en el tiempo a uno basado en condiciones, he dicho muchas veces lo contraproducente que es para Estados Unidos anunciar de antemano las fechas en que pensamos comenzar, o terminar, operaciones militares”, añadió Trump.


Ver comentarios