Retención del 2% anunciada por Tributación causa revuelo
“A las empresas pequeñas se les dificulta más el tema de pedir la devolución de impuestos”, señaló Francisco Llobet, presidente de la Cámara de Comercio. Esteban Monge/La República
Enviar

Preocupa aumento de informalidad y evasión

Retención del 2% anunciada por Tributación causa revuelo

Distintos sectores piden al gobierno reconsiderar medida

La evasión de impuestos y la informalidad podrían aumentar de acuerdo con algunos sectores que se oponen a la resolución de la Dirección de Tributación Directa que solicitó a las entidades financieras retener un 2% de todas las transacciones que se hagan por medio de tarjetas de crédito o débito.

201408282250400.n33.jpg
Aunque la disposición está en firme y arrancaría a partir del 1° de octubre, todavía existe algún margen de negociación y el gobierno no descarta que la medida pudiera revisarse.

“Tendría que valorarlo con el señor Viceministro (de ingresos, Fernando Rodríguez)”, reconoció el director de Tributación, Carlos Vargas.
Las principales críticas que tiene la medida es que fomenta la desbancarización y la informalidad, pues muchos comercios dejarían de solicitar la tarjeta de crédito para hacer sus transacciones, lo cual sería un contrasentido luego de que el Ministerio de Hacienda dijera que utilizaría estos mecanismos de pago como forma de control.
Precisamente, el objetivo de esta resolución es generar un mayor flujo de ingresos, más controles fiscales y mejorar el pago general de impuestos. De hecho, Vargas estimó que preliminarmente se recaudarían ¢5 mil millones al mes con esta medida.
El objetivo de mejorar el flujo le permitirá también evitar que las empresas y comercios sigan manejando los recursos que deberían ser ya parte del fisco, pues muchos de ellos se cobran durante el año y se entregan hasta el final del periodo.
Entre las críticas que hacen los empresarios está que el 2% es una carga más al flujo de efectivo y que al final del periodo fiscal será difícil que muchos de los contribuyentes soliciten que se les haga la devolución de los impuestos.
Este cobro se une a la comisión que ya pagan los comercios a las entidades bancarias por el uso de este sistema, la cual ronda entre el 3% y el 7%. Algunos establecimientos prefieren el uso de efectivo para saltarse este monto, o bien, les cobran a los clientes la comisión.
Con el fin de estar en condiciones para pedir una devolución de los impuestos, todas las personas deberían llevar sus cuentas en orden para poder demostrarle a la administración que, en caso de tener bajas utilidades o pérdidas, pueden pedir una devolución.
“Como principio de norma, todas las empresas, grandes o pequeñas, deben tomar en cuenta que la contabilidad no es solo para cumplir un requisito tributario. Si son muy pequeñas y no pueden estar pagando un contador, deben llevar las cuentas en orden mensualmente”, recomendó Francisco Ovares, vocero del Colegio de Contadores.
También puede optar por acreditar pagos trimestrales, con el fin de que al final de año pueda pagar menos.
Están exentos de esta medida, los comercios que están bajo el régimen simplificado.

201408282250400.n333.jpg

Rodrigo Díaz
[email protected]
@La_Republica


Ver comentarios