Enviar
Decenas de miles de venezolanos marcharon por las calles de Caracas
Oposición a Chávez logra masiva concentración

Al referendo del domingo en el cual se decidirá el futuro de las reformas impulsadas por el mandatario, han sido convocados 16 millones de venezolanos

Caracas
EFE

Decenas de miles de personas participaron ayer en el cierre de campaña de los partidarios del “no” a la reforma constitucional que impulsa el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, con llamamientos a votar en el referendo del próximo domingo y sin incidentes.
“La noche del domingo cuidaremos el voto que mayoritariamente dirá 'no' a la reforma de Chávez” y “a los militares les decimos que tendrán que ser imparciales y obedecer la voluntad del pueblo”, afirmó el dirigente universitario Yon Goicoechea, al intervenir ante la multitud provista de pancartas que rezaban “Así No”.
El líder estudiantil opositor, del movimiento que ha irrumpido este año contra Chávez, criticó a políticos “del pasado y del presente” que se olvidaron, según dijo, de los jóvenes.
En medio de la masiva concentración con el lema de “grito del no”, Goicoechea advirtió al presidente venezolano que, “tras su derrota, podrá quedarse en el poder mientras mande obedeciendo la Constitución” que ahora desea modificar y que “no podrá reformar”.
“Mande usted presidente, pero mande como un demócrata o se encontrará al bravo pueblo en la calle” porque “si alguna parcialidad quiere imponerse encontrará a la otra mitad peleando; mitad que respeta a la que está con el presidente, a la que le tendemos la mano y que no está en peligro por nosotros”, agregó.
En el mismo sentido se pronunció Freddy Guevara, otro dirigente estudiantil, quien añadió que “ha surgido una generación de comprometidos a construir un país sin repetir los errores del pasado y peor los del presente”, entre los que identificó la abstención.
“Ganaremos si todos salimos a votar”, pronosticó Guevara, que destacó también que “a esta multitudinaria concentración llegó gente que no piensa igual, adversarios políticos”.
Según la oposición, los mismos estudios de opinión que daban por vencedor a Chávez en las presidenciales del año pasado, y acertaron, pronostican ahora que el “no” al proyecto que impulsa el jefe del Estado supera al “sí” en intención de voto.
Entre otros puntos, la reforma, que abarca a 69 de los 350 artículos de la Carta Magna de 1999, incluye la reelección presidencial ilimitada, la delegación en el presidente de la República del manejo de la reserva monetaria, un nuevo ordenamiento territorial, la reducción de la jornada laboral a seis horas, y nuevas formas de propiedad, como la comunal, además de la privada.
Al referendo del domingo han sido convocados 16 millones de venezolanos.
En representación del Comando Nacional de la Resistencia (CNR), que esta semana abandonó su llamado a la abstención y pidió votar por el “no”, el dirigente Antonio Ledezma dijo que el derecho al sufragio se ejercerá “bajo protesta” porque desconfían del Consejo Nacional Electoral (CNE).
“Le decimos al CNE que si irrespeta al pueblo, éste saldrá a las calles a defender la victoria que desde ahora estamos proclamando”, porque “solo con un fraude nos ganarán”, dijo, antes de llamar a votar y a quedarse en los centros electorales a la espera del escrutinio.
“No confiamos en el CNE, pero sí confiamos en el pueblo organizado, dispuesto a defender su voto, pero sin violencia”, porque “el voto es el acto democrático para solucionar el conflicto y evitar un enfrentamiento que nadie quiere”, agregó, por su parte, Guevara.
Henrique Capriles, alcalde de uno de los cinco ayuntamientos de Caracas, sostuvo que reconocerán el resultado “si es transparente”, pero “si hay trampa”, saldrán a “defender el voto”.
El dirigente democristiano Ignacio Planas, de Copei, pidió rectificar “a quienes dicen que no vale la pena votar” y recordó que en el referendo no está en juego el mandato presidencial de Chávez.
“Que no se queda nadie sin ir a votar; hay oportunidad de decirle a Chávez que su proyecto no nos gusta y que puede terminar en el 2013 su período, pero sin reforma”, agregó.
A falta de estimaciones de fuentes independientes sobre el número de asistentes a la manifestación, que discurrió por la avenida Bolívar del centro de Caracas, el dirigente del partido Un Nuevo Tiempo (UNT) Alfonso Marquina aseguró que “se llenó totalmente y quedó muy pequeña”.
Leopoldo López, otro alcalde caraqueño opositor que se dirigió a los manifestantes, agradeció que “Caracas respondiera con firmeza, alegría, entusiasmo y tan masivamente”, lo cual, dijo, refleja “que el camino es el voto y que una mayoría rechaza esta reforma”.
Se estima que la avenida, de 1,3 kilómetros de longitud y unos 44 metros de ancho, puede concentrar a unas 230 mil personas.
La emisora estatal de televisión VTV, cuyos comentaristas dijeron que había “mucha avenida para tan poca gente”, protagonizó con la privada Globovisión una rivalidad a la hora de informar, con cámaras en edificios aledaños para destacar, respectivamente, los vacíos y llenos detectados.

Ver comentarios