Morales: “Nadie puede vernos como comparsa de sindicatos”
“En Costa Rica las huelgas en los servicios públicos han estado prohibidas durante años, pero aun así los sindicatos las hacían. Bajo esa premisa, consideramos que lo mejor era regular”, explica Víctor Morales, titular de trabajo.Gerson Vargas/La República
Enviar

Ministro de Trabajo defiende gestión de críticas de empresarios y oposición

Morales: “Nadie puede vernos como comparsa de sindicatos”

Denuncia de convenciones colectivas y tope de pensiones, inclinan balanza, asevera Morales

En ocho meses de gestión, el presidente Luis Guillermo Solís ha tomado tres decisiones polémicas, y todas ellas sirvieron para empoderar a los sindicatos y cimentar la alianza política con el Frente Amplio.

201501182234570.n44.jpg
El levantamiento del veto a la reforma procesal laboral, el otorgamiento de un alza por encima de la inflación para los burócratas y la generación de un plan de trabajo que no involucró a los empresarios en su concepción, han puesto inquietos al sector productivo y a la oposición.
Algunos de esos sectores hablan de un cogobierno de la “izquierda camuflada” en el corazón de Zapote.
Sin embargo, para Víctor Morales, jerarca del Ministerio de Trabajo, nada puede estar más alejado de la verdad.
En ese sentido, Morales recuerda que también Solís exigió la revisión de las convenciones colectivas y el freno a las pensiones de lujo, aspectos que molestaron precisamente a esos dos grupos que supuestamente cogobiernan.

¿Cómo es la relación con el sector sindical?
Tenemos una política de relación con los sectores sociales y productivos basada en el respeto y en el reconocimiento de que hay proyectos y visiones distintas. A partir de ahí, el Gobierno, que tiene su propia visión, trata de construir los acuerdos para encaminar el área laboral y las metas que nos hemos planteado.
Con esto quiero decir que no es una relación basada en hechos casuísticos o hechos particulares, o peor aún, que estamos cazados con un sector en particular.

¿Tiene socios coyunturales el Gobierno de acuerdo a los temas?
Privilegiamos a los socios de carácter estratégico, por ejemplo, en la generación de empleo el sector productivo tiene un gran papel a desarrollar, pero eso no significa que no dialoguemos de manera franca con los sectores sindicales.
Las alianzas que forme el Gobierno estarán en función de objetivos estratégicos, algunas serán más permanentes y otras serán coyunturales.

Antes de esta administración, los sindicatos acusaban al Gobierno de estar plegado a los empresarios, ¿es cierta esa aseveración? Y de ser así, ¿se mantiene esa postura?
Cada gobierno tiene una visión de país y esa visión determina sus prioridades.
Nosotros, a partir de la visión que tenemos de un país solidario, inclusivo y en donde se reduzca la pobreza y la desigualdad, establecemos nuestras metas en materia laboral y social.

Tres decisiones tomadas en materia laboral molestaron a los empresarios. El levantamiento del veto a la reforma procesal laboral, otorgar un aumento por encima de la inflación para el sector público y no hacer partícipe a ese grupo en la generación del plan de empleo que se anunció hace meses. ¿Se justifica esa inquietud?
Es normal que haya molestias en algunas ocasiones, es parte de la dinámica de las relaciones con los sectores. Sin embargo, todas las diferencias se superan y seguimos trabajando juntos.
Lo que importa a final de cuentas es tratar de coincidir en una visión de desarrollo más estratégica y que ese ideal nos haga trabajar juntos.


Para algunos empresarios y para la oposición, las decisiones que le señalé, son acciones cercanas a la izquierda, impulsadas por el Frente Amplio y los sindicatos, a quienes acusan de cogobernar. ¿Qué opina?
Hay personas y grupos interesados en los encasillamientos ideológicos.
Las decisiones políticas de los últimos 30 años nos han llevado a ser el país de América Latina donde más ha crecido la desigualdad. Lo que nosotros pretendemos, bajo el liderazgo de Luis Guillermo Solís, es enrumbarnos otra vez a la visión costarricense.
¿Cómo va a ser de izquierda la actualización de la legislación laboral costarricense, para estar a tono con lo que se demanda a nivel internacional?

¿De qué forma se entiende que un Gobierno avale la huelga en los servicios públicos esenciales, cuando la vida de los ciudadanos puede estar en peligro?
En Costa Rica las huelgas en los servicios públicos han estado prohibidas durante años, pero aun así los sindicatos las hacían. Bajo esa premisa, consideramos que lo mejor era regular, que se dé un permiso y que la prestación del servicio no se interrumpa del todo.

¿Es el Gobierno comparsa de los sindicatos?
Jamás, nadie puede vernos como comparsa de los sindicatos.
Ni el Frente Amplio, ni los sindicatos inciden en las decisiones del Gobierno.

¿De qué forma puede usted demostrar con acciones que el Ministerio de Trabajo es balanceado en sus acciones en materia laboral y sindical?
Nos hemos metido en el esfuerzo por limitar las pensiones de lujo, además de denunciar las convenciones colectivas que consideramos sobrepasadas. Esas decisiones son impulsadas directamente por el mandatario y esas acciones no son del agrado de los sindicatos. En los dos casos estamos llevando las acciones legales correspondientes.

¿Existe una doble moral de los partidos de oposición que estuvieron en el poder y que hoy cuestionan las convenciones colectivas y pensiones de lujo que ellos mismos impulsaron?
Todos esos beneficios se dieron en procesos de alianzas coyunturales de otros gobiernos a cambio de algo.
La decisión de denunciar las convenciones colectivas y frenar las pensiones, es una decisión valiente del Presidente, que se propuso ponerle el cascabel al gato.

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR

Ver comentarios